La aerolínea Laudamotion, la antigua Niki parte de Air Berlin que su fundador adquirió tras la quiebra de la compañía germana, retomará sus operaciones el próximo el 25 de marzo con seis aviones, según ha informado el propio Lauda en una rueda de prensa en Viena.

El excampeón de Fórmula 1 ha asegurado que cuenta con 14 aviones (A319, A320 y A321), todos ellos alquilados. Tras el arranque de sus operaciones a finales de mes poco a poco irán incorporando el resto de su flota. El plan de Lauda es alcanzar los 21 aviones en junio, informa el diario local ‘Kleine Zeitung’.

El primer vuelo de Laudamotion, la marca con la que operará la aerolínea, tendrá origen en Düsseldorf. Sin embargo, Lauda quiere que la aerolínea tenga su base en Viena y no en Alemania.

Tras un largo proceso de negociación por hacerse con los activos de Niki, los más rentables de Air Berlin, la oferta que lanzó el excampeón de Fórmula 1 superó a la que realizaron IAG, Ryanair y otros competidores. En la conferencia de prensa que ha tenido lugar hoy, Lauda ha afirmado que su oferta de compra estuvo en torno a los 50 millones de euros, pero que tiene pensado invertir todavía más.

Laudamotion planea vuelos a España (Mallorca, Ibiza y Málaga), Italia (Pisa y Bríndisi), Grecia (Creta, Santorini y Kalamata) y Chipre (Pafos). Aunque Lauda quiere establecer la base principal en Viena, también operará vuelos con origen en Salzburgo, Graz, Innsbruck y Linz.

ALIANZA CON CONDOR Y LUFTHANSA

Por el momento, Laudamotion cooperará con Condor, propiedad de Thomas Cook Group, para la distribución. Sin embargo, el plan de la aerolínea es unirse también con Lufthansa, a través de su ‘low cost’ Eurowings. Pero para ello necesita el visto bueno de los reguladores alemanes.

El nuevo dueño ha apurado los plazos al máximo para tener operativos los vuelos lo antes posible. Por eso, por el momento se va a mantener la librea de Air Berlin en los aviones y en los uniformes de la tripulación, pero con la inscripción ‘Laudamotion’. La aerolínea espera un relanzamiento total en otoño con pintura y uniformes nuevos.

Respecto a la tripulación, antes de la quiebra de Air Berlin, Niki contaba con una plantilla de 1.000 trabajadores. Lauda ha informado que 641 de ellos ya se han unido a Laudamotion. La compañía tiene suficientes pilotos, aunque todavía necesita en torno a 55 auxiliares de vuelo adicionales.

DE LA QUIEBRA A LOS ‘NUMEROS NEGROS’

Las previsiones económicas para el presente ejercicio son negativas. Laudamotion espera perder hasta 9 millones de euros debido que tardará tiempo en estar plenamente operativa. Sin embargo, están convencidos de que la aerolínea entrará en ‘números negros’ a partir de su segundo año.

Lauda fundó la antigua Niki en el año 2003 y ocho años después, en 2011, la vendió a Air Berlin. El empresario austríaco, tras la quiebra de esta, intentó hacerse con una cuarta parte de los activos de Air Berlin junto a Thomas Cook Group por cerca de 100 millones de euros. Pero finalmente acabó solamente optando a comprar Niki.

La oferta de 50 millones que ha revelado Lauda superó a la de IAG. El ‘holding’ propietario de Iberia y British Airways intentó comprar la aerolínea por 20 millones de euros más una inyección de 16,5 en el proceso de insolvencia llevado a cabo en Alemania. La intención de IAG era incorporar a Niki como subsidiaria de Vueling.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.