Foto: Europa Press

La Policía Nacional intervino a los Mossos D’Esquadra más de una veintena de páginas relacionadas con la contratación de la empresa de espionaje italiana Hacking Team así como con correos electrónicos entre miembros de la compañía en los que se hace referencia al Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Se trata de comunicaciones que incluyen un informe de pago a la compañía y un dossier con diversos pagos en idioma italiano, según se desprende de un informe de la Brigada Provincial de Información de la Policía, al que ha tenido acceso Europa Press, y que recoge toda la documentación intervenida el 26 de octubre a los Mossos cuando pretendían quemar varias cajas en una incineradora de Sant Adrià de Besòs (Barcelona).

Los agentes destacan, por un lado, un grupo de nueve páginas grapadas entre miembros de la empresa italiana tratando sobre el CNI así como otras dos hojas más en las que aparecen escritos a mano en la parte superior referencias como fechas y lugares sobre los servicios españoles de inteligencia subrayadas con rotulador fluorescente.

Incluyen otro dossier compuesto por 13 páginas grapadas relacionadas con la contratación de esta compañía italiana de vigilancia electrónica con empresas de seguridad privadas y públicas de distintos países.

El informe recoge la existencia de un programa bautizado con el nombre de ‘Cerberus’ capaz de monitorizar toda la actividad de cualquier teléfono y que se mantuvieron en los años 2014 y 2015, bajo la presidencia en la Generalitat de Cataluña de Artur Mas.

CORREOS DE TRAPERO

Entre la documental que evitó la quema destacan tres correos electrónicos internos de los Mossos catalogados de ‘importancia ALTA’ y relacionados con una reunión de mandos policiales y políticos propuesta por la Consejería de Seguridad e Interior.

Así, desde esta consejería se remitió un correo al ex
director de los Mossos d’Esquadra Albert Batlle que se refería a un artículo surgido en el medio de comunicación ‘El Confidencial’ en el que se apuntaba al interés de la Generalitat por entablar contacto con la empresa italiana de espionaje Hacking Team.

Dicho correo fue reenviado al exjefe de los Mossos Josep Lluis Trapero, investigado en la Audiencia Nacional por delito de sedición, quien a su vez se lo remitió a Manel Castellví del Peral, jefe de la Comisaría General de Información de los Mossos adjuntádole el siguiente mensaje: “Manel, mañana encontramos un hueco para hablarlo”.

ACTIVIDADES IRREGULARES DEL CESICAT

No queda claro si Trapero desconocía “el servicio de espionaje catalán” o bien por el contrario era consciente del mismo y quiso establecer estrategias policiales y políticas, de acuerdo con las conclusiones de la Policía que apunta que el servicio de espionaje al que se hace referencia tiene su origen en el Cesicat (Centro de Seguridad de la Información de Cataluña).

De este organismo, también conocido como el ‘CNI catalán’, dicen los agentes que ha llevado a cabo una serie de actividades “irregulares”, en ocasiones por propia iniciativa y en otras en colaboración o bajo la petición de los Mossos, consistentes muchas de ellas en el control de las comunicaciones, correos electrónicos, redes sociales así como telefonía móvil, introduciendo aplicaciones concretas para monitorizarlas.

“Se ha constituido como una verdadera estructura de información para un futuro estado catalán, en connivencia con la Comisaría General de Información del Cuerpo de Mossos, con quien trabaja paralelamente”, apuntan los investigadores.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.