Un vecino de Palma ha encontrado una artimaña para tener siempre disponible una plaza para estacionar delante de casa. Delante de su garaje, ocupado por trastos, tiene un vado permanente. Cuando un coche tiene que aparcar, simplemente quita la placa y la vuelve a poner cuando ya se ha marchado, según denuncian residentes de la zona.

Al parecer, en ese garaje se juntan varios jóvenes para arreglar sus motos, beber alcohol o fumar marihuana, protestan algunos vecinos. Allí dentro ni siquiera suelen guardar vehículos, sino algunos trastos.

Así, en este punto cercano a la plaza de toros, quitan la placa del vado cada vez que lo necesitan y después la vuelven a poner para evitar que otros aparquen. Todo esto es lo que han visto otros palmesanos, a quienes esto les ha llamado mucho la atención. Asimismo, aseguran que esta es una práctica “muy habitual” en este lugar en concreto.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.