Varios coches de la Policía Portuaria de Palma están que se caen. Así lo constatan los sindicatos UGT y SPPLB -de policías y bomberos- en un escrito que han dirigido a la Autoridad Portuaria y en el que piden que se haga una revisión de los vehículos o se sustituyan. Entre algunos de los defectos más importantes están los fallos de dirección o del airbag, pero también tienen asientos rotos o la pintura muy desgastada.

“Llevamos casi dos años reclamando vehículos nuevos que no acaban de llegar”, lamentan los afectados. De hecho, ya han trasladado a la Autoridad Portuaria en numerosas comisiones de seguridad la necesidad de una revisión a fondo de los coches patrulla, que hasta el momento no ha llegado.

El mal estado del parque móvil de la Policía Portuaria preocupa entre los sindicatos, pues la seguridad de los trabajadores puede estar en juego. Es por eso que han pedido que se arreglen fallos como los que afectan a la dirección de un vehículo o el airbag.

Además, se han encontrado con otros problemas, como la tapicería del suelo rota, la pintura muy desgastada tras varios años sin renovarse o los asientos en los que la espuma ya ha quedado expuesta. También han tenido que inmovilizar dos coches, precisamente los “más nuevos” -con ya más de 200.000 kilómetros-, por un defecto de fábrica que se tiene que corregir.

Como última solución, en el caso de que no se puedan arreglar ni sustituir sus automóviles por cuestiones económicas, han pedido que se dejen de usar.

Por otra parte, más allá de las cuestiones sobre la seguridad, han mostrado su preocupación por la imagen que se da de la Policía Portuaria de Palma. Hay que tener en cuenta que muchos de estos desperfectos son fácilmente visibles, tales como los de la pintura.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.