Foto: Reuters

El príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salman, ha asegurado que si Irán llega a desarrollar una bomba nuclear entonces su país, enemigo declarado de Teherán, se verá obligado a hacer lo mismo, al tiempo que ha insistido en calificar al líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei.

“Arabia Saudí no quiere adquirir ninguna bomba nuclear, pero sin duda, si Irán desarrollara una bomba nuclear, nosotros les seguiremos tan rápido como sea posible”, ha asegurado el heredero al trono en una entrevista concedida a la cadena de televisión estadounidense CBS antes de su visita prevista a Estados Unidos la próxima semana.

El príncipe Mohamed se ha ratificado en su afirmación de que Jamenei es “el nuevo Hitler” al ser preguntado por la entrevistadora, justificando sus palabras en que el líder supremo iraní “quiere expandirse” y “crear su propio proyecto en Oriente Próximo muy similar a como Hitler quería expandirse en su época”.

“Muchos países en todo el mundo y en Europa no se dieron cuenta de lo peligroso que era Hitler hasta que ocurrió lo que ocurrió. No quiero ver que ocurre lo mismo en Oriente Próximo”, ha sostenido el príncipe saudí, según los extractos de la entrevista adelantados este jueves por CBS.

En cuanto a la enemistad con Irán, Mohamed ha sostenido que este país “no es rival” para Arabia Saudí. “Su Ejército no figura entre los cinco principales ejércitos del mundo musulmán, la economía saudí es mayor que la economía iraní e Irán está lejos de ser igual a Arabia Saudí”, ha remarcado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.