DPA/ MATTHIAS BALK

El nuevo ministro del Interior alemán y el líder de la Unión Social Cristiana, Horst Seehofer, ha asegurado que “el islam no forma parte de Alemania”, un mensaje que contrasta con la postura defendida por la canciller, Angela Merkel, quien ha subrayado la necesidad de integrar a los musulmanes.

Seehofer ha fijado una serie de políticas de línea dura sobre la inmigración, mientras la nueva coalición de gobierno se prepara para afrontar el creciente desafío del partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD), que entró al Parlamento nacional en las elecciones de 2017.

“El islam no pertenece a Alemania”, ha afirmado Seehofer, en declaraciones al diario ‘Bild’. Su mensaje contradice la postura expresada en 2010 por el entonces presidente alemán, Christian Wulff, quien provocó un debate sobre inmigración cuando afirmó que el islam forma parte del país.

En 2015, Merkel se hizo eco de las palabras de Wulff en momentos en que el grupo de xenófobo PEGIDA (Europeos Patrióticos Contra la Islamización de Occidente) estaba liderando varias manifestaciones.

El Gobierno estima que entre 4,4 millones y 4,7 millones de musulmanes viven en Alemania. Muchos de ellos son de origen turco y varios del más del millón de inmigrantes que llegaron al país desde Oriente Próximo y otros lugares después de que Merkel adoptó una política de puertas abiertas a mediados de 2015 también son musulmanes.

Seehofer, que lidera el partido bávaro Unión Social Cristiana (CSU), que es más conservador que la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Merkel, ha dicho que pondrá en marcha un “plan maestro para deportaciones más rápidas”.

“Por supuesto, los musulmanes que viven aquí sí pertenecen a Alemania”, ha asegurado Seehofer, antes de señalar que el país no debería dejar atrás sus propias tradiciones y costumbres, que tienen en su centro a la cristiandad.

“Mi mensaje es: los musulmanes necesitan vivir con nosotros, no junto a nosotros o contra nosotros”, ha dicho Seehofer, que tomó posesión como ministro del Interior el miércoles.

En un acuerdo de coalición, el bloque conservador de Merkel, integrado por los partidos CDU y CSU, junto a los Socialdemócratas (SPD), sostuvieron que manejarán y limitarán la migración hacia Alemania y Europa y evitaran que se repita una crisis de refugiados como la de 2015.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.