Foto: Reuters

El Kremlin ha insistido este lunes en su petición para que las autoridades británicas presenten pruebas de que Rusia fue responsable del envenenamiento del exespía Sergei Skripal y de su hija, Yulia, el 4 de marzo en Salisbury (Inglaterra), ya que de lo contrario debería pedir “disculpas”.

El portavoz de la Presidencia rusa, Dimitri Peskov, ha dicho entender la “solidaridad” tanto de la OTAN como de la UE con su socio, pero ha apuntado que “tarde o temprano tendrán que responder por todas estas acusaciones infundadas”. “Tendrán que sustentarlas en algo, algún tipo de prueba, o presentar las correspondientes disculpas”, ha advertido, según la agencia Sputnik.

El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, ha recibido este lunes el apoyo explícito de sus homólogos de la UE, ante los cuales ha asegurado que los intentos de Moscú por desmarcarse del ataque con un agente nervioso contra Skripal son “cada vez más absurdos”.

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ordenó el 14 de marzo la expulsión de 23 diplomáticos rusos como represalia por dicho ataque, tras lo cual el Gobierno de Rusia anunció una medida equivalente.

May dio a los diplomáticos rusos una semana de plazo para abandonar Reino Unido y una fuente diplomática citada por Sputnik ha confirmado que el martes embarcarán en un avión de vuelta a Rusia. “El vuelo especial llega mañana”, ha adelantado esta fuente.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.