Foto: Reuters

Las autoridades rusas han confirmado que 41 de las 64 víctimas mortales causadas por el incendio que el domingo afectó a un centro comercial de la localidad siberiana de Kemerovo son menores de edad, de los cuales al menos 13 ya han sido identificados.

“Hay 41 niños en la lista de los fallecidos”, ha confirmado este martes una fuente de los servicios de emergencia locales a la agencia de noticias oficial Sputnik.

El incendio se originó en el cuarto piso del complejo, donde se encontraban varios cines y zonas de ocio infantiles. Un centenar de investigadores trabajan en el lugar para esclarecer todas las circunstancias de la tragedia, que el presidente, Vladimir Putin, ha atribuido a una “negligencia criminal”.

Las primeras pesquisas han permitido averiguar que la alarma antincendios llevaba sin funcionar desde el 19 de marzo y que la última inspección en el edificio se llevó a cabo en el año 2016. El incendio terminó arrasando unos 1.500 metros cuadrados y este martes seguían los trabajos de desescombro.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.