Foto: Reuters

El Gobierno de Siria ha vuelto a denunciar este lunes la ofensiva del Ejército de Turquía en la región siria de Afrin (noroeste) y ha recalcado que la misma “prolonga la guerra” en el país árabe.

El Ministerio de Exteriores ha subrayado que la ofensiva de Ankara “amenaza las vidas de los ciudadanos y la integridad territorial de Siria”, según ha informado la agencia estatal siria de noticias, SANA.

Asimismo, ha afirmado que las operaciones del Ejército de Turquía en apoyo al Ejército Libre Sirio (ELS) en Afrin “benefician al terrorismo” y “amenazan la seguridad y la paz en la región y en el mundo”.

En una carta enviada al secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, y el Consejo de Seguridad del organismo internacional, Damasco ha apuntado además que la toma de Afrin por parte de las fuerzas turcas “es ilegal y contraria al Derecho Internacional”.

El Ejército turco lanzó en enero la operación ‘Rama de Olivo’ para expulsar a la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG) de la región de Afrin. El domingo tomó la localidad de Afrin, la más importante de la región, junto con el Ejército Libre Sirio (ELS).

Las YPG son el principal integrante de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición de milicias respaldadas por la coalición que encabeza Washington en su lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico.

Este mismo lunes, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha recalcado que las tropas turcas continuarán combatiendo a la milicia kurda en otras zonas de la frontera común.

En unas declaraciones durante un acto en la capital del país, Ankara, el mandatario turco ha afirmado que las operaciones seguirán en marcha hacia Ain al Arab, Manbij, Qamishli, Ras al Ain y Tel Abyad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.