Una doctora fuera de servicio, junto a dos policías nacionales, ha salvado la vida de una mujer, quien se había atragantado y había caído desplomada en Palma. Entre todos han reanimado a la víctima hasta que ha llegado una ambulancia y se ha hecho cargo de estabilizarla. Posteriormente ha sido trasladada hasta el hospital de Son Espases en estado muy grave.

Una mujer de 40 años y nacionalidad española estaba en su casa en la calle Costa de Saragossa, en La Vileta, cuando a las 17:30 horas se ha atragantado con comida. Ella ha entrado en pánico, puesto que no podía respirar. Ha intentado quitar la obstrucción por sus propios medios, pero no lo ha conseguido. Es más, se ha hecho daño y ha empezado a sangrar por la boca. Todo esto lo han presenciado sus dos hijos de 11 y nueve años.

Desesperada, ha bajado a la calle para pedir ayuda. Sin embargo, allí es donde ha caído inconsciente. Por suerte una doctora fuera de servicio lo ha visto y ha empezado con la reanimación. Justo después se ha percatado de la presencia de una patrulla de la Policía Nacional que pasaba por la zona, por lo que les ha llamado a gritos para que acudieran.

Los agentes, nada más ver que la mujer estaba en parada cardiorrespiratoria, han continuado las maniobras de reanimación. Hasta la llegada de la ambulancia, los policías han logrado mantener sus constantes vitales. Ya con los sanitarios en el lugar, estos han estabilizado a la víctima, quien ha sido trasladada en estado muy grave hasta el hospital de Son Espases.

Por su parte, los niños han sido testigos de lo sucedido. La tensión era máxima. Los dos estaban llorando al lado de su madre hasta que les han tenido que apartar, pues en ese momento se temía que estuviera ya muerta. Finalmente no ha sido así, pero su estado de salud aún es grave.

Otros “héroes anónimos” también han colaborado en el suceso. Una mujer se ha encargado de vigilar al niño de tres años de la doctora. Otros dos hombres con barba han llamado de forma insistente a emergencias para que se movilizaran, mientras uno más consolaba a los dos hijos de la víctima. También una chica ha corrido hasta un centro de salud para que enviaran a alguien. Una ciudadana más ha cortado el tráfico para luego facilitar el acceso a la Policía y la ambulancia. Incluso ha aparecido “de la nada” un varón que ha relevado a la médico durante cinco minutos en el masaje cardíaco.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.