Un hombre de 32 años, junto a su pareja de 30, ha sido detenido en Palma por el hurto de 30.000 euros a su tío, quien se encuentra en una silla de ruedas. Ambos arrestados se gastaron en poco tiempo buena parte del dinero.

La investigación se inició después de que la víctima lo denunciara. Un hombre de 53 años, que sufre una minusvalía física y que le obliga a ir en silla de ruedas, manifestó que un día se despertó en un hospital de Palma sin saber cómo había llegado hasta el mismo. Sus sospechas apuntaban a que su sobrino le habría podido suministrar más medicación de la habitual y que aprovechó su ingreso para sustraerle el dinero. El afectado lo guardaba en su silla de ruedas.

La víctima le había acogido en su casa desde hacía dos semanas y conocía perfectamente que tenía guardado el dinero en la silla de ruedas. Le había visto sacar el dinero que tenía en la misma para entregarle 1.000 euros al maestro de obras para comprar el material para la reforma en la domicilio de su sobrino.

A partir de la denuncia, agentes del grupo de investigación de la Comisaría de distrito Oeste iniciaron diversas gestiones para esclarecer los hechos. Al poco tiempo descubrieron que ya tanto el sobrino como su compañera sentimental se habían gastado 18.000 euros. Habían pagado casi 6.000 euros en dos vehículos de segunda mano y también habían adquirido electrodomésticos, un frigorífico, una televisión de 55 pulgadas o una Playstation 4. Igualmente, iniciaron un tratamiento dental de más de 4.000 euros y abonaron lo correspondiente a seis meses en un gimnasio.

De esta forma, iniciaron el registro de la vivienda del ahora detenido y encontraron 2.000 euros –cuatro billetes de 500 euros enrollados- detrás de un cuadro. Por tanto, la pareja fue arrestada. 2.000 € ocultos detrás de un cuadro

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.