El Ayuntamiento de Palma prevé recuperar hasta el 11,42 por ciento del espacio público con la nueva Ordenanza Municipal de Ocupación de la Vía Pública, a través, principalmente, de la reducción del tamaño de las terrazas.

Según han informado desde el Consistorio palmesano, los principales objetivos de la normativa son recuperar espacio público, conseguir un equilibrio entre la actividad económica y el descanso de los vecinos y mejorar la accesibilidad de personas con diversidad funcional.

Precisamente, para facilitar el paso, las terrazas de nuevos locales, así como en el centro de Palma y Santa Catalina, se deberán dejar 2,5 metros entre las fachadas y las terrazas, mientras que el resto de la ciudad, de momento se mantendrá la regulación anterior de 2 metros.

Esta normativa municipal supone que un 4 por ciento de las terrazas desaparezcan, así como las “micro-ocupaciones” de algunos establecimientos, como, por ejemplo, las dos sillas y la mesa que un bar podía colocar frente a la puerta del local.

Desde el Ayuntamiento han reiterado que se trata de una ordenanza que cuenta con el “consenso de todas las partes, entre restauración, vecinos, Ayuntamiento y Defensora de la Ciudadanía, tras más de una año de negociaciones”.

El Consistorio ha presentado este martes el borrador de la ordenanza municipal, que se debatirá en el próximo pleno del mes de marzo para su aprobación inicial. Posteriormente se abrirá un periodo de exposición pública.

El alcalde de Palma, Antoni Noguera, ha asegurado que se trata de una ordenanza en la que no hay “ni ganadores ni perdedores, sino que es de interés general y que viene a poner solución a un problema histórico de la ciudad”.

Por su parte, la teniente de alcalde de Función Pública y Gobierno Interior, Aurora Jhardi, ha defendido que el compromiso de Cort era hacer una ordenanza “muy participada, democrática y pensando en Palma y su ciudadanía”.

REGULACIÓN PROPIA

Algunos espacios como la plaza de’n Coll, plaza de la Mercè, playa de Palma y las calles Blanquerna y Fábrica contarán con su propia regulación. En la plaza de en Coll se prevé recuperar un 33,65 por ciento de espacio público y el 13,76 por ciento en la Mercè. En Blanquerna se recuperará un 5 por ciento de espacio público y el 3,83 por ciento de la calle Fábrica.

La nueva normativa también prohíbe toldos con anclaje en el pavimento y se da un plazo de 18 meses a los negocios para su adaptación a la nueva normativa. Los elementos autorizados tienen que ser móviles, fácilmente desmontables y se tendrán que retirar, junto con las mesas y sillas, diariamente, al finalizar el horario previsto a la licencia.

Con este ordenanza, las terrazas solo podrán ocupar el espacio en frente a la fachada de cada local. Para ocupar el espacio adyacente al establecimiento se tendrá que contar con la aprobación de la comunidad de propietarios de toda la finca, pero solo se permitirá ocupar el doble de la fachada del establecimiento.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.