Imagen de archivo

El hospital de Son Llàtzer está colapsado de nuevo. Así lo denuncia el Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE), que critica que haya 46 pacientes pendientes de ingreso de los 104 que han llegado al área de urgencias este miércoles. Todo esto lo han tenido que manejar seis profesionales que “están llegando a una sobrecarga emocional y un estrés que podría llegar a ser nocivo”.

Desde el SAE apuntan a que estos problemas son por la falta de profesionales que sean Técnicos en Cuidados de Enfermería. Así, piden que el Govern busque “una solución urgente y eficaz” que permita “ofrecer una atención digna y ágil de manera que el tiempo en urgencia sea el menor posible y las mejores condiciones”.

Los datos de Son Llàtzer de este miércoles muestran que 104 pacientes han pasado por el área de urgencias, de los que 46 están pendientes de ingreso. Del total de usuarios, hay 36 que han permanecido en la sala de espera, nueve en boxes, dos pacientes semicríticos, 26 en la unidad de cuidados medios y 31 en la unidad de corta estancia.

Esta no es una situación nueva, ya que “cada día es un hospital diferente el que se colapsa”. Por ejemplo, en enero se suspendieron 23 intervenciones quirúrgicas en Son Espases y Son Llàtzer por este motivo. En los hospitales de Manacor, Inca o Can Misses también se vivieron problemas por la falta de personal y el repunte de la gripe.

Para atender a todas las personas que han acudido al hospital, la dotación es de seis de profesionales Técnicos en Cuidados de Enfermería. La mayoría de los ellos “presentan síntomas de desgaste profesional que se traducen en cefaleas, molestias gastrointestinales, insomnio o ansiedad”, critica el sindicato. De esta forma, se genera en ellos “un profundo sentimiento de impotencia al ver que por más esfuerzo e interés que ponen en llevar a cabo su trabajo ven imposible conseguir el objetivo del mismo, que es el bienestar del paciente y ofrecer la mejor calidad asistencial”.

El responsable de acción sindical del Sindicato de Técnicos de Enfermería en Baleares, Alejandro Juan, ha manifestado que “esta situación es insostenible tanto para los pacientes como los profesionales que de seguir así pasarán a ser ellos quienes tengan que ocupar las camas de los servicios de urgencias o acogerse a bajas laborales”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.