Foto: Reuters

La Comisión Europea ha prometido este viernes que las víctimas del terrorismo “ya no sufrirán en silencio” y contarán con más apoyo y derechos gracias a la nueva normativa comunitaria para proteger a las víctimas del terrorismo, que los Estados miembros deberán cumplir desde finales de septiembre.

“Ya no sufriréis en silencio. La Europa que protege no deja a ninguna víctima atrás”, ha asegurado el comisario del Interior, Dimitris Avramopoulos durante un acto de conmemoración de las víctimas del terrorismo en Bruselas, dirigiéndose a las víctimas y sus familiares presentes, en víspera del Día Europeo de Recuerdo a las víctimas del terrorismo, que se celebra cada año el 11 de marzo desde los atentados de Madrid hace 14 años.

“Europa está unida contra el terrorismo y seguirán estándolo en apoyo a sus víctimas”, ha asegurado el comisario, que ha insistido en la necesidad de responder “mejor” a las necesidades.

NUEVA NORMATIVA EUROPEA PARA PROTEGER A LAS VÍCTIMAS

Por ello, ha puesto en valor que, gracias a la nueva normativa, que los Estados miembros deberán incorporar en su ordenamiento jurídico “para finales de septiembre”, “las víctimas de terrorismo en toda la Unión tendrán acceso inmediato y gratuito a servicios de apoyo profesionales especialistas todo el tiempo que sea necesario”.

Ésta garantizará a las víctimas asesoramiento en cuestiones legales, financieras y prácticas, asistencia para reclamar compensaciones, acceso a tratamiento médico, ayuda legal y medidas de protección en procedimientos penales.

La Comisión también apoyará la puesta en marcha en 2019 de un nuevo centro de coordinación para las víctimas del terrorismo para facilitar su apoyo y este año movilizará 2,5 millones de euros para proyectos en defensa de los derechos de las víctimas.

La asesora especial del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en octubre para trabajar en la compensación de las víctimas escuchará “atentamente” a las víctimas y “propondrá más acciones”, ha agregado Avramopoulos, que también ha subrayado papel de las víctimas para atajar la radicalización y el extremismo.

“Las víctimas, las familias y amigos de las víctimas son los embajadores más genuinos que tenemos para impedir que otros sean engañados para cometer actos de terrorismo”, ha asegurado, prometiendo que seguirán “buscando maneras” para “empoderar” a las víctimas y garantizar que sus voces “sean escuchadas frente a la cacofonía de la propaganda de odio”.

El comisario de Seguridad, Julian King, ha insistido en la necesidad de elevar “los estándares” para “cubrir las necesidades de las víctimas con independencia de donde estén” tras recordar que en los atentados de Barcelona hubo víctimas de “30 nacionalidades diferentes” y también ha insistido en la necesidad de hacer “todo” lo posible para impedir los atentados y reforzar la resiliencia de la sociedad. “Nunca vamos a poder reducir el riesgo de tales ataques a cero”, ha avisado no obstante.

Durante el acto, la secretaria de Estado de Seguridad, Carmen Sánchez-Cortes, ha reclamado la coordinación “rápida” entre las autoridades de los diferentes países para garantizar el apoyo y la atención a las víctimas tras recordar que el terrorismo trasciende fronteras, como demostraron los atentados de Barcelona con víctimas de 30 nacionalidades y requiere, por tanto, de una respuesta “más global” y ha puesto en valor la ley de reconocimiento y protección integral de las víctimas del terrorismo de 2011, pionera, debido a los 50 años de experiencia terrorista “dolorosa” en España.

La secretaria de Estado española ha insistido en que la cooperación y coordinación entre os Gobiernos europeos no puede limitarse al plano policial y judicial para impedir atentados y condenar a los terroristas sino que también debe ampliarse al ámbito de la atención a las víctimas, a las que hay que prestar “la máxima atención y el apoyo”, con independencia de su nacionalidad. Y el apoyo, ha avisado, no puede limitarse a la situación de emergencia, cuando ocurre un atentado, sino que debe ser “integral” y mantenerse “todo el tiempo que sea necesario”.

También ha insistido en la necesidad de agilizar “con la mayor celeridad posible” los trámites “tan dolorosos” de identificar a las víctimas, eso sí, garantizando “el debido rigor científico”.

El ministro de Justicia belga, Koen Geens, ha admitido que el Gobierno no estaba preparado para “atender las necesidades de las víctimas del terrorismo, sus especificidades” cuando ocurrieron los atentados contra el aeropuerto y una estación de metro en la capital belga en marzo de 2016. “Podría y tenía que haber sido mejor en muchos aspectos”, ha asegurado, al tiempo que ha recordado que están trabajando en una nueva normativa para “mejorar la posición de las víctimas de terrorismo en varios aspectos”.

El secretario de Estado de Interior alemán, Torsten Akmann, también ha admitido la “necesidad urgente de mejora” de la protección de las víctimas a la luz de la experiencia tras el atentado contra un mercadillo de Navidad en Berlín en diciembre de 2012.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.