Baleares cerró 2017 con un superávit del 0,2% del PIB (54 millones) y prevé terminar 2018 reduciendo la deuda de 8.802 a 8.618 millones de euros.

Así lo ha anunciado la consellera de Hacienda, Catalina Cladera, en una rueda de prensa en la que ha subrayado que la Comunidad Autónoma ha cumplido por segundo año consecutivo con todas las reglas fiscales impuestas (déficit, deuda, regla de gasto y periodo medio de pago a proveedores).

SUPERÁVIT

Se trata del primer ejercicio con superávit al menos desde 2010 -año en el que comienzan los registros del dato con el sistema europeo de cuentas, integrando, además de la administración general, todos los entes públicos dependientes-.

El dato del 0,2% se sitúa ocho décimas por encima del límite marcado por el estado (-0,6%), lo que supone un margen de 233 millones.

En este sentido, el Govern ha destacado que el resultado presupuestario de Baleares ha mejorado en 551 millones desde 2015.

DEUDA

En vista de estos resultados, ha recalcado la consellera, el Govern tiene intención de reducir la deuda pública de Baleares, el indicador más negativo de la comunidad. Por ello, ha avanzado que harán un “esfuerzo” y un “ejercicio responsabilidad” para reducir la deuda más de lo que tenían previsto con los datos iniciales.

Con los datos provisionales -que serán definitivos cuando los confirme el Ministerio de Hacienda-, el Govern podrá mejorar la amortización de deuda en 180 millones de euros, para reducirla hasta los 8.618 millones a finales de 2018 y liberar carga financiera. La mayor parte de la deuda de Baleares corresponde al Estado.

Cladera ha resaltado que la deuda pública se ha estabilizado desde 2015 y en términos relativos ha ido bajando -en relación al PIB-. Por ello, la consellera ha hablado de “contención” de la deuda en 2017. Las cifras de 2017 se sitúan cuatro décimas por debajo del 30% del PIB, el objetivo marcado.

CLADERA CENSURA LA “DEMAGOGIA” CON LOS IMPUESTOS

Igualmente, a preguntas de los periodistas la consellera ha indicado que del margen de 233 millones se dedican 180 millones a amortización aunque les gustaría poder destinar el resto “a más políticas sociales” puesto que Baleares está por debajo de la media en gasto social per cápita.

Según Cladera, por regla de gasto no pueden “hacer nada más” y una bajada de impuestos no sería viable, ya que implicaría de forma automática reducir el gasto. “Y a eso el Govern no está dispuesto”, ha aseverado la consellera.

La consellera ha censurado la “demagogia” de determinados partidos con esta cuestión, que ha atribuido a que se acerca “un periodo electoral”, pero ha insistido en que aunque bajar impuestos “queda muy bien” sería “una irresponsabilidad”. Además, ha subrayado que no se han aumentado los impuestos a las rentas bajas y medias y que se han ido incorporando deducciones fiscales a los colectivos que tienen más necesidad.

CUMPLIMIENTO DE LA REGLA DE GASTO Y DEL PMP

En cuanto a la regla de gasto, Baleares ha cumplido con el objetivo del 2,1% sin agotar dicho límite, situándose en el 1,5%. Con todo, la responsable balear de Hacienda ha reivindicado una vez más la flexibilización de esta norma.

En este contexto, Cladera ha recalcado que el gasto en políticas sociales ha aumentado un 20,3% respecto a 2014 (un 4,4% respecto a 2016) y ha reafirmado la apuesta del Govern por “recuperar el Estado del bienestar” y “consolidar” las políticas sociales.

Del mismo modo, Baleares ha cumplido también con el objetivo de periodo medio de pago a proveedores (PMP), que se sitúa en 18 días, por debajo del límite legal de 30 días.

EJECUCIÓN PRESUPUESTARIA

Por su parte, el director general de Presupuestos y Financiación, Joan Carrió, ha desgranado los datos de ejecución presupuestaria en detalle. Según ha explicado, las entidades públicas -a las que se han hecho transferencias para que ejecuten sus planes de infraestructuras- han compensado el resultado presupuestario negativo de 236 millones de ingresos y gastos no financieros de la CAIB, y el resultado financiero final es positivo, de 287 millones (un 14,5% más que en 2016).

Carrió también ha resaltado que el crecimiento de Baleares en 2017, del 3,8 por ciento, es superior al de la media española y la de la UE, y una décima más de lo previsto inicialmente. Con todo, es inferior a las estimaciones de otras entidades.

En cuanto a fuentes de financiación, el resultado final arroja una mejora de 48 millones más de lo que el Govern había estimado inicialmente. Lo que más se han incrementado son los tributos cedidos (90 millones), lo que según Carrió se explica por el buen comportamiento de las transmisiones patrimoniales.

No obstante, Carrió ha lamentado que no han llegado los 120 millones comprometidos por el Gobierno en relación al convenio de carreteras, ni siquiera los 15 millones que sí se presupuestaron por el Estado. Cladera ha reclamado al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que cumpla con el compromiso que adoptó con la presidenta del Govern, Francina Armengol. “No hemos visto ni un euro de este protocolo”, ha censurado la consellera.

Finalmente, Carrió ha informado de la evolución de la deuda del Servicio de Salud (IbSalut) que se ha reducido en 85 millones desde 2015. Igualmente, el gasto se ha incrementado en 209 millones (un 16%) en dicho periodo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.