Unas 200 personas se han concentrado este miércoles en la plaza de Cort en señal de apoyo al rapero mallorquín Josep Miquel Arenas, conocido como Valtonyc, condenado a tres años y medio de cárcel, y han reivindicado libertad de expresión.

Durante el acto, organizado por el Grup de suport llibertat Valtonyc, la hermana del cantante, Magdalena Arenas, ha leído un manifiesto en el que ha pedido la absolución del rapero y ha asegurado que “no tienen miedo”.

La hermana ha criticado la condena de Valtonyc por cantar canciones “en un contexto en que existe una monarquía absoluta y corrupta, se ha demostrado que el partido que gobierna se ha financiado de manera ilegal y que hay cerca de 1.400 políticos imputados por corrupción pero solo 87 en prisión”.

“De cada vez es más obvio que el Estado español en tiempo de crisis y convulsión social activa todos sus mecanismos recesivos con el objetivo de silenciar cualquier tipo de protesta hacia sus políticas, a través de la policía que de cada vez más actúa con total impunidad”, ha asegurado Arenas.

Asimismo, la hermana de Valtonyc ha afirmado que el rapero ha sido utilizado como “cabeza de turco”, tras expresar que la Audiencia Nacional “es un tribunal político que tiene como única función perseguir cualquier disidencia política contra el orden establecido”.

Por su parte, uno de los representantes la plataforma de apoyo, Josep Alonso, ha lamentado que “solo haya libertad de expresión para un sector de la población”, puesto que “las personas encausadas suelen ser personas con ideologías de izquierdas”.

Igualmente, Alonso ha reconocido que “el hecho de que el Supremo absolviera a Valtonyc de uno de los delitos o de todos sería una sorpresa” y ha indicado que tanto el cantante como su familia “psicológicamente ya se han puesto en lo peor”.

Entre otros lemas, los asistentes, algunos de ellos ataviados con banderas republicanas y comunistas, han gritado al unísono “libertad de expresión, Valtonyc absolución”, “Basta de represión”, “El único terrorista, el Estado capitalista” o “Basta de montajes policiales”.

CONDENA

La Audiencia Nacional condenó al rapero a tres años y medio de prisión por el contenido de las letras de algunas de sus canciones y todavía falta que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre si declara firme la sentencia.

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional consideró que algunos de los temas comprendidos en dos discos del artista tienen un “indudable contenido laudatorio” de las organizaciones terroristas ETA y GRAPO, que justifican e incitan a la reiteración de las acciones violentas.

También vio un “claro menosprecio y humillación” de las víctimas del terrorismo. En la sentencia se subrayó que las letras “van más allá de la expresión de coincidencia con objetivos políticos, solidaridad con los presos o camaradería nacida de vínculos ideológicos”, sino que suponen una “alabanza” a los medios violentos empleados por los grupos terroristas.

Asimismo, la Sala aseguró que las expresiones reiteradas “exceden de la crítica política y se introducen en el campo del atentado contra la dignidad personal”. Por tanto, rechazó que estas manifestaciones estuvieran amparadas en la libertad de expresión y en la “creación artística”, en referencia a que Arenas aseguró en el juicio que “todo arte es provocativo”.

Por todo ello, la Audiencia Nacional condenó al rapero a tres años y medio de prisión por los delitos de enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la Corona y amenazas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.