Agentes de la Policía Nacional han detenido a 20 personas en el marco de la operación ‘Trasgo’, que ha sido desarrollada en Málaga contra el fraude a la Seguridad Social y falsedad documental. Además, se ha desarticulado una empresa dedicada a la venta de contratos laborales para percibir prestaciones o subsidios por desempleo de forma fraudulenta, además de autorizaciones de residencia y trabajo en España.

La operación, desarrollada entre enero y mediados de febrero, ha permitido también el afloramiento de 4.119 días de cotización irreales a la Seguridad Social generando así una deuda de 209.849,24 euros, además del importe cobrado de forma fraudulenta a la Administración en forma de subvenciones y prestaciones, que asciende a 147.082,34 euros. En total, el fraude a las arcas públicas es de 356.931,58 euros.

Entre los detenidos se encuentran los dos cabecillas de la trama –un matrimonio– que había conformado la empresa supuestamente dedicada a la promoción inmobiliaria y a la construcción y que ha generado dicha deuda de más de 350.000 euros, según han informado desde la Comisaría Provincial.

Durante la operación, realizada en el marco del Convenio de colaboración entre el Ministerio de Empleo y Seguridad Social y el Ministerio del Interior, también se ha iniciado el procedimiento de anulación de las autorizaciones de residencia que los ciudadanos extranjeros habían obtenido con el uso fraudulento de estos contratos ficticios.

La investigación se iniciaba a partir de informaciones que apuntaban a la posible existencia de una empresa dedicada a la venta de contratos de trabajo, para que los supuestos empleados, con los que no existía una relación laboral real, pudieran cotizar en el Régimen General de la Seguridad Social.

Así, los agentes constataron la existencia de la empresa que, supuestamente, se dedicaba a la promoción inmobiliaria y construcciones y a la que no se le conocía actividad alguna.

La sociedad había sido creada por el citado matrimonio, ambos con antecedentes por fraude, falsedad y delito contra la hacienda pública, con la finalidad de procurar contratos fraudulentos a supuestos trabajadores para que pudieran acumular días de cotización suficientes y optar al cobro de subvenciones y prestaciones por desempleo, así como la obtención de cotizaciones para jubilación y otras ayudas.

En el transcurso de las indagaciones, los agentes comprobaron que al frente de la empresa formalmente solo constaba la esposa, aunque a lo largo de la investigación se pudo acreditar que el verdadero cerebro de la trama era el marido, han confirmado.

Además, averiguaron que los supuestos trabajadores eran familiares del matrimonio y amigos de su entorno, todos residentes en la provincia de Málaga, y algunos de ellos con antecedentes policiales por robo y tráfico de estupefacientes, ha asegurado la Policía Nacional en un comunicado.

De igual modo, las pesquisas revelaron que la empresa adeudaba la práctica totalidad de las cotizaciones a la Seguridad Social desde el inicio de la actividad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.