El tribunal de la Sección Décima de la Audiencia de Barcelona, que enjuició el caso Palau, ha aceptado este lunes la petición de la Fiscalía Anticorrupción de enviar a prisión provisional al expresidente de la entidad musical Fèlix Millet y a su mano derecha, Jordi Montull.

Según han informado fuentes judiciales, el ingreso será inmediato y serán conducidos desde el Palau de Justicia, donde se les ha comunicado la decisión, hasta la prisión de Brians I, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona).

En sendos autos, recogidos por Europa Press, el tribunal señala la fecha límite de esta medida: en el caso de Millet el 3 de diciembre de 2022 y para Jordi Montull el 10 de noviembre de 2021, ya que se trata de medidas cautelares a la espera de que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre los recursos de casación y la sentencia sea firme.

Tras comunicarles la decisión, pasadas las 15 horas, los dos condenados han sido trasladados a los calabozos del Palau de Justícia por los Mossos d’Esquadra, y ha podido verse cómo salía el asistente de Millet con su silla de ruedas vacía y se reunía con la mujer de Millet, Marta Vallès.

El tribunal, presidido por la magistrada Montserrat Comas, ha celebrado una vista este lunes para abordar posibles medidas cautelares para Millet, Montull, su hija Gemma y Daniel Osàcar, previas a que la condena por el saqueo del Palau sea firme, y tras la vista les ha citado para comunicarles la decisión.

La Fiscalía pidió este mismo lunes el ingreso en prisión provisional para Millet y Jordi Montull durante la mitad del tiempo de condena ante el evidente riesgo de fuga; y comparecencias periódicas para los condenados Gemma Montull y Daniel Osàcar.

Las defensas lo rechazaron, alegando que siempre han respondido ante la justicia, además del estado de salud y edad de los tres hombres.

“ALTA PROBABILIDAD” DE FUGA

En sendos autos, el tribunal considera que hay una “alta probabilidad de riesgo de fuga” ya que la situación de Millet y Montull no es la misma que antes de ser condenados, teniendo en cuenta las elevadas penas: nueve años y ocho meses para el primero y siete años y medio para el segundo.

El tribunal cree que no puede descartarse en el caso presente la posibilidad que, de no adoptarse la medida solicitada por las acusaciones y pese a que hasta la fecha el penado ha estado a disposición de la Sala, tanto Fèlix Millet como Jordi Montull opten por ponerse fuera del alcance de la Administración de Justicia: “Esta hipótesis no resulta irrazonable, ilógica o arbitraria”.

Tanto en el caso de Millet como en el de Montull, no consideran que dispongan de suficiente arraigo en España que pueda conjurar el riesgo de fuga pues, en cuanto a la situación familiar del primero, pese a tener un hijo que presenta una minusvalía psíquica, “no parece que el mismo dependa de los cuidados del penado”, y en el segundo, su hija es mayor de edad y también ha sido condenada.

Además, el tribunal no descarta que dispongan de otros bienes o dinero en el extranjero que no hayan podido ser localizados y que facilitarían su huida, pese a haberles embargado todos sus bienes durante el procedimiento, y respecto a su situación de salud y su edad (Millet tiene 82 años y Montull, 75) considera que no son tan graves como para evitar una posible huida.

OSÀCAR Y GEMMA MONTULL

Para el extesorero de CDC Daniel Osàcar, el tribunal ha aceptado la petición de la Fiscalía de retirarle el pasaporte, prohibirle salir del país y que se persone una vez al mes en el juzgado –el fiscal pedía cada 10 días– ya que entiende que hay riesgo de fuga debido a la condena impuesta de cuatro años y cinco meses de prisión.

Y para Gemma Montull se ha acordado retirada de pasaporte, prohibición de salir del país y comparecencia cada mes, una medida cautelar que ya tenía antes del juicio, también al considerar que existe riesgo de fuga derivado de la pena de cuatro años y medio de cárcel.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.