Foto: Reuters

El Gobierno sirio ha reclamado el desmantelamiento de la coalición antiterrorista internacional que lidera Estados Unidos tras el bombardeo de fuerzas leales al régimen de Bashar al Assad, “un crimen de guerra” en opinión de Damasco.

La coalición admitió el miércoles haber realizado varios ataques contra posiciones de las fuerzas leales al Gobierno sirio como respuesta a un “ataque no provocado” contra oficinas de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) en la región de Deir Ezzor.

La agencia de noticias oficial SANA ha denunciado “decenas” de muertos y heridos como consecuencia del bombardeo de la coalición, mientras que fuentes estadounidenses citadas por Reuters han elevado a más de cien los milicianos leales al régimen que perdieron la vida.

El Ministerio de Exteriores sirio ha pedido a la comunidad internacional que “condene esta masacre” y haga que la coalición internacional rinda cuentas por lo ocurrido, en una carta remitida a Naciones Unidas y en la que ha reclamado también el desmantelamiento de la “ilegal” alianza internacional. Para Damasco, el último incidente equivale a un “crimen de guerra”.

RUSIA SE SUMA A LAS CRÍTICAS

Rusia, aliada del régimen sirio, también se ha sumado a las críticas por boca de su embajador ante la ONU, Vassili Nebenzia, que ha prometido plantear el tema durante una reunión a puerta cerrada convocada el próximo martes por el Consejo de Seguridad y centrada en la crisis humanitaria siria.

“Es muy lamentable, plantearemos el asunto, preguntaremos qué ocurrido”, ha dicho Nebenzia en declaraciones a los periodistas, según la agencia Reuters. El embajador ha descartado en principio la presencia de efectivos rusos en el lugar donde se produjeron los ataques.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.