Foto: Reuters

Rusia ha negado este viernes que sea el responsable del ciberataque perpetrado el pasado verano con ‘NotPetya‘, que causó pérdidas millonarias en todo el mundo, tal y como denunciaron el jueves Reino Unido y Estados Unidos.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha achacado estas acusaciones a una supuesta campaña de las potencias occidentales para extender la “rusofobia” entre sus nacionales.

‘NotPetya’ atacó en un primer momento al Gobierno y a las empresas de Ucrania, pero después “se propagó rápidamente por todo el mundo causando daños de miles de millones de dólares en Europa, Asia y América” y convirtiéndose así en “el ciberataque más destructivo y más costoso de la Historia”, de acuerdo con la Casa Blanca.

Reino Unido, por su parte, ha indicado que, aunque “el ataque se disfrazó como un delito, su objetivo era principalmente el de provocar desestabilización” en Ucrania. El ministro de Defensa británico, Gavin Williamson, ha señalado que ‘NotPetya’ forma parte de una nueva era de conflictos mundiales.

El conflicto en el este de Ucrania enfrenta desde 2014 a las fuerzas del Gobierno de Petro Poroshenko y a los separatistas prorrusos. Kiev y sus aliados occidentales acusan a Moscú de apoyar a los insurgentes en pro de su ambición territorial. Naciones Unidas cifra en más de 10.000 los muertos en esta guerra civil.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.