Foto: Reuters

Al menos 49 personas más han muerto este martes en los bombardeos de las fuerzas leales al presidente sirio, Bashar al Assad, sobre el enclave rebelde de Ghuta Oriental, situado en los alrededores de Damasco, según ha informado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Según este organismo, con sede en Londres y una red de informadores en Siria, desde que se intensificó la ofensiva sobre el enclave rebelde el pasado domingo unas 190 personas han muerto y otras 850 han resultado heridas por las acciones de las fuerzas sirias.

Este lunes, el Observatorio contabilizó al menos 127 muertos por bombardeos aéreos, con cohetes y de artillería, lo que supone el mayor número de víctimas en un solo día en los tres últimos años.

La Unión de Organizaciones de Atención Médica y Ayuda, una coalición de agentes internacional que financia hospitales en Siria, ha informado de que las bombas alcanzaron cinco hospitales en Ghuta Oriental el lunes.

La violencia en Ghuta Oriental se enmarca en una escalada más amplia en los combates en varios frentes en Siria, mientras el presidente del país, Bashar al Assad, intenta poner fin a siete de años de rebelión en su contra.

Los proyectiles de mortero disparados por los rebeldes en Ghuta Oriental han impactado este martes en Damasco, dejando dos muertos y varios heridos, según los medios estatales. Al menos una persona había muerto en un ataque similar el lunes.

La cadena de televisión libanesa Al Manar, alineada con el partido-milicia chií libanés Hezbolá que apoya a Al Assad, informó el lunes de que el Ejército sirio ha enviado refuerzos hacia Ghuta Oriental tras los ataques de los rebeldes.

Según el Observatorio, la intensificación de los bombardeos es en preparación para una ofensiva terrestre por parte de las fuerzas progubernamentales contra el enclave. Además, un grupo rebelde habría evitado un intento del Ejército sirio para avanzar durante la noche.

La ONU estima que casi 400.000 personas viven en este enclave, en manos de los rebeldes y rodeado por las fuerzas leales al presidente, Bashar al Assad, desde 2013, algunas de las cuales necesitarían ser evacuadas porque están enfermas o heridas.

La semana pasada un convoy con ayuda de las agencias de la ONU y la Media Luna Roja Siria consiguió entrar en Ghuta Oriental, casi 80 días después de que se produjera el último envío.

Por su parte, el coordinador humanitario regional para la crisis en Siria de la ONU, Panos Moumtzis, advirtió este lunes de que “la situación humanitaria de los civiles en Ghuta Oriental se están descontrolando”. “Es imperativo poner fin a este sufrimiento humano sin sentido ahora. Tales ataques contra civiles inocentes e infraestructura deben cesar ahora”, reclamó.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.