Yann Forget / Wikimedia Commons / CC-BY-SA-3.0.

El conflicto entre el Ejército de Birmania y la insurgencia se ha recrudecido en las últimas semanas en el estado birmano de Kachin, donde cientos de personas han huido ya de la violencia iniciada a mediados de enero, según ha advertido Naciones Unidas.

La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU ha recogido en su último informe un aumento de los choques entre las fuerzas del Gobierno y el Ejército de la Independencia Kachin (KIA) desde el 19 de enero. Entre las zonas que se han visto afectadas figuran las localidades de Sumprabum, Tanai, y Waingmaw.

“Naciones Unidas y sus socios humanitarios están preocupados por la seguridad de los civiles en estas áreas. Es necesario hacer todo lo posible para garantizar la protección de los civiles y el acceso seguro de la asistencia humanitaria a todos los afectados por el conflicto”, ha reclamado la OCHA.

La ONU no ha logrado acceder a las zonas más afectadas, pero a través de otras fuentes ha recibido informaciones sobre fallecimientos de civiles y cientos de desplazados. En la zona de Tanai, unas 1.800 personas han sido evacuadas, mientras que en Sumprabum el número de huidos supera los 700, entre ellos unos 500 desplazados internos instalados en el campo de Ndup Yang, amenazado por proyectiles de mortero.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.