Foto: Reuters

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha denunciado este lunes el “alarmante” debilitamiento de la institucionalidad democrática y de los Derechos Humanos en Venezuela durante la presentación de un informe que cubre los dos últimos años y se centra particularmente en 2017.

“Desde hace varios años, la Comisión viene observando un progresivo debilitamiento de la institucionalidad democrática y la situación de derechos humanos en Venezuela, el que se ha intensificado de manera alarmante en los últimos dos años y especialmente en 2017”, señala la CIDH.

Todo ello se enmarca en una “grave crisis política, económica y social” por la que atraviesa Venzuela, según la CIDH, que se refiere en concreto a las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) “en abierta contradicción con el orden constitucional o a los “altos niveles de corrupción”.

La CIDH denuncia además los “serios obstáculos” de los ciudadanos “para ejercer sus derechos políticos y participar en la vida pública de la nación” debido a la represión de las protestas con el “uso excesivo de armas de fuego y bombas lacrimógenas contra manifestantes”.

Todo ello ha derivado en “cientos de personas muertas, miles de detenidos arbitrariamente, denuncias de tortura, actos crueles, inhumanos y degradantes y violencia sexual perpetrada por agentes estatales, y personas sometidas injustamente a tribunales penales militares”.

El informe menciona además el alto índice de criminalidad, el “desabastecimiento generalizado de alimentos, medicamentos e insumos médicos”.

Por todo ello, la CIDH considera que “la salida de esta crisis debe ser democrática, pacífica y respetuosa de los Derechos Humanos de todas las personas”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.