El ex director de la cárcel de Palma, Gustavo Villas, ha indicado este viernes que ‘El Ico’ no le habló de la supuesta carta que le habrían obligado a firmar para exculpar a un policía local al que había denunciado por amenazas.

Así se ha expresado el ex director del centro penitenciario en su declaración como testigo en el juicio celebrado en el Juzgado de lo Penal número 1 de Palma contra el agente de la Policía Local Jaime Garau y el funcionario de prisiones Pedro Talavera, por un presunto delito de obstrucción a la Justicia y otro contra la salud pública.

Según este testigo, cuando se encontraba en una cabina de funcionarios dentro del módulo en el que estaba ‘El Ico’, éste pidió hablar con él a través de la ventanilla y le manifestó que tenía miedo y estaba preocupado por que alguien pudiera entrar en su celda por la noche.

Sin embargo, ha insistido en que esto es todo lo que ‘El Ico’ le contó y que no mencionó la carta. El ex director de la cárcel le preguntó que quién iba a intentar entrar en su celda pero el interno no le contestó. Entonces Villas le garantizó que el de Palma era “un centro penitenciario serio” y que nadie iba a entrar por la noche.

El testigo también ha confirmado que cuando Talavera estuvo en el módulo de ingresos coincidió con Garau y que mientras fue director no tuvo “ninguna queja” sobre el funcionario enjuiciado.

UN FUNCIONARIO DESCRIBE A ‘EL ICO’ COMO “UN EMBAUCADOR”

Por otro lado, ha declarado como testigo otro funcionario de prisiones que ha descrito a ‘El Ico’ como “un embaucador”. Este funcionario elaboró un informe en el que notificaba que este interno se vanagloriaba de que podía meter a quien quisiera en la cárcel diciendo: “Aquí mando yo”.

En concreto, informaba de que ‘El Ico’ se jactaba de haber “conseguido que un funcionario cayera preso” y que “iban a caer otros”. El funcionario puso esto en conocimiento de sus superiores pero le dijeron que no le diera importancia.

El testigo también ha explicado que los presos consiguen drogas dentro de la cárcel pero que es “más cara” que fuera, lo que les termina generando deudas. Además, hay una “población elevada de drogodependientes en la cárcel”, especialmente en el módulo de ingresos.

Otro funcionario ha corroborado que ‘El Ico’ era adicto y que lo notó “alterado y nervioso”, algo que relacionó con el síndrome de abstinencia, mientras que otro compañero ha contado que el interno pedía insistentemente tabaco.

Además, otro compañero ha explicado que aunque los funcionarios no son cacheados, no pueden moverse libremente de un módulo a otro porque necesitan una autorización.

Paralelamente, los funcionarios interrogados han negado que hicieran al ‘Ico’ cantar el ‘Cara al Sol’ o que se burlaran de él. Además, ninguno sabía nada de la supuesta carta para exculpar al policía local.

EL COMPAÑERO DE CELDA SOSTIENE QUE ERA “IMPOSIBLE” COMUNICARSE CON ‘EL ICO’

También ha declarado el compañero de celda de Garau, Feliciano Franco, ex jefe de la Patrulla Verde y que también está investigado en la macrocausa policial.

El compañero de celda del agente enjuiciado ha sostenido que era “imposible” comunicarse con ‘El Ico’ y que ni siquiera sabían que iba a ingresar en prisión. Más tarde sí corrió “un rumor sobre que ‘El Ico’ estaba en la cárcel” y que había “escrito una carta exculpando a policías”.

El ex jefe de la Patrulla Verde ha asegurado que su compañero de celda siempre estaba con él por lo que es “materialmente imposible” que hiciera llegar la carta al ‘Ico’. Respecto al tráfico de sustancias en la prisión, ha indicado que cuando se ingresa se somete a los internos a un exhaustivo cacheo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.