Cientos de personas se han acercado este sábado hasta la iglesia parroquial Santiago Apóstol en Ermua (Vizcaya) para dar el último adiós a Inocencio Alonso García, el agente de la Ertzaintza de 51 años de edad fallecido el pasado jueves en Bilbao.

El ‘ertzaina’ falleció por parada cardiorrespiratoria durante los enfrentamientos registrados en las inmediaciones de San Mamés entre aficionados del Athletic Club y el Spartak de Moscú, minutos antes del encuentro de fútbol que ambos equipos tenían previsto disputar correspondiente a los dieciseisavos de final de la Europa League.

A lo largo de toda la jornada de este sábado, familiares, amigos y compañeros del ‘ertzaina’ han velado su cuerpo en el tanatorio de Ermua, mientras que en Bilbao cientos de personas se han acercado hasta las inmediaciones de San Mamés para participar en el homenaje que varios sindicatos de la Policía vasca le han rendido.

Asimismo, en las últimas horas han sido múltiples los actos de recuerdo con minutos de silencio que, de manera improvisada, se han llevado a cabo en diversas comisarías y centros de trabajo de la Ertzaintza.

En Ermua, familiares, amigos y vecinos del municipio han dejado así la pequeña la iglesia parroquial Santiago Apóstol que, desde las 19 horas, ha acogido el funeral por Inocencio para dar el último adiós al agente.

El féretro ha sido introducido entre aplausos por agentes de la Policía vasca que vestían el uniforme de gala y, tras ellos, la viuda y los dos hijos del agente. Cientos de personas han seguido el oficio fúnebre desde el exterior de la iglesia que se ha quedado pequeña para acoger a todos los que querían participar en el sepelio.

Entre los asistentes al funeral se ha podido ver a la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia; al responsable de Vivienda y Medio Ambiente del Gobierno vasco, Iñaki Arriola; el ‘exlehendakari’ Patxi López; el alcalde del municipio, Carlos Totorika; el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, así como representantes del PP y el presidente del Athletic, Josu Urrutia.

También se han acercado hasta Ermua compañeros del Cuerpo, así como el director de la Ertzaintza, Gervasio Gabirondo; el jefe de la Policía vasca, Jorge Aldekoa, y el máximo responsable de los Mossos d’Esquadra, Ferrán López. Tras el funeral, el cuerpo será incinerado en la intimidad familiar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.