Foto: Reuters

Al menos 94 personas han muerto en las últimas 24 horas por los bombardeos aéreos y los disparos de artillería de las fuerzas gubernamentales sirias sobre el enclave de Ghuta Oriental, controlado por los rebeldes y situado al este de Damasco, según ha informado este lunes el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Según este organismo, con sede en Londres y una red de informadores en Siria, los bombardeos aéreos, con cohetes y artillería sobre el enclave comenzaron a aumentar el domingo por la noche y han dejado también 325 heridos.

Por su parte, los grupos armados presentes en Ghuta han disparado morteros contra distritos de Damasco, matando a un niño e hiriendo a otras ocho personas, según han informado los medios estatales sirios. La agencia oficial SANA ha precisado que los soldados y las fuerzas aliadas han atacado objetivos rebeldes en Ghuta en respuesta.

La Defensa Civil en Ghuta Oriental, el servicio de rescate en las zonas rebeldes conocido como los ‘cascos blancos’, ha informado de intensos bombardeos y disparos de artillería en Saqba, Jisreen, Hammuriye y otras localidades del enclave este lunes.

La ONU estima que casi 400.000 personas viven en este enclave, rodeado por las fuerzas leales al presidente Bashar al Assad desde 2013, algunas de las cuales necesitarían ser evacuadas porque están enfermas o heridas. La semana pasada un convoy con ayuda de las agencias de la ONU y la Media Luna Roja Siria consiguió entrar en Ghuta Oriental, casi 80 días después de que se produjera el último envío.

El coordinador regional de la ONU para la crisis siria, Panos Moumtzis, ha denunciado una “extrema escalada de las hostilidades” que habría costado la vida a 40 civiles y otros 150 más estarían heridos como balance del lunes. “La situación humanitaria de los civiles en Ghuta Oriental está cada vez más fuera de control. Muchos vecinos no tienen más opción que ocultarse en sótanos y búnqueres subterráneos con sus hijos”, ha denunciado.

Concretamente, grupos de defensa civil han informado de bombardeos de aviación y artillería sobre las localidades de Saqba y Yisrín. Solo en Hamuriyé hay 20 muertos y decenas de heridos.

Un portavoz del grupo rebelde Failaq al Rahman, Wael Olwan, ha denunciado los bombardeos como una táctica preparatoria para un posible avance de unidades terrestres. Además, han denunciado que el Ejército está incumpliendo con los acuerdos de las zonas de reducción de la tensión pactadas con la mediación de Rusia y aseguran que utilizan la presencia de unos pocos cientos de combatientes de la antigua filial de Al Qaeda en Ghuta Oriental como pretexto para castigar este enclave.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.