Australian Open

La tenista danesa Caroline Wozniacki confesó haber “cumplido un sueño” con su victoria en el Abierto de Australia, el primer ‘Grand Slam’ de su carrera, tras derrotar a Simona Halep (7-6(2), 3-6, 6-4) en una final muy dura “física y emocionalmente”.

“Ha sido muy duro emocionalmente. Fue un partido durísimo. Hacía mucho calor, y creo que ambas estábamos muy cansadas al final. Dimos todo lo que teníamos. Estoy muy contenta por poder estar aquí con el título”, explicó la danesa en la rueda de prensa posterior a la final.

Para Wozniacki, el título en Melbourne Park es una recompensa al duro trabajo realizado en el último año. “Creo que durante el último año o año y medio he demostrado que puedo ganar a cualquiera. Cuando llegas a la final estás nerviosa, pero una vez que salté a pista y calenté sabía que tenía todo lo necesario para ganar”, subrayó.

Precisamente los nervios respetaron a la campeona en el decisivo tercer set. “No estaba muy nerviosa en ese momento. Solo pensaba en darlo todo y luchar. Estaba jugando muy agresiva, creo que bien. Podría haberse decantado por cualquier lado, pero estoy contenta de que cayese del mío”, reconoció.

La victoria sobre el cemento de la ‘Rod Laver’ venía con premio extra, y es que desde el próximo lunes, Caroline Wozniacki regresará al número uno mundial. “Es algo muy especial. Estoy muy contenta. He cumplido un sueño”, sentenció.

A pesar de su gran palmarés, la falta de un ‘grande’ en sus vitrina siempre había lastrado la carrera de la danesa. “Sinceramente, que me dejen de preguntar cuándo voy a ganar un ‘Grand Slam’ es una de las mejores cosas de haber ganado hoy”, bromeó. “Ahora estoy esperando a que me pregunten cuándo ganaré el segundo”, añadió.

“Creo que he tenido una gran carrera. Mucha gente querría estar en mi lugar. Nadie sabe cuánto trabajo y dedicación hay detrás de esto. Solo podía dar todo lo que tengo y confiar en que llegaría. Si nunca ocurría, al menos podía tener la seguridad de haberlo dado todo”, comentó la nueva reina del tenis mundial.

Por último, Wozniacki recordó el alto componente emocional de la final. “Sabía que al final del partido una de las dos iba a estar muy feliz y otra muy triste. Lo siento mucho por ella. No quería pensar mucho en cómo me sentiría antes del partido”, concluyó.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.