Foto: Reuters

El presidente de Amnistía Internacional en Turquía, Taner Kiliç, ha sido puesto en libertad condicional este miércoles por un tribunal turco, después de ocho meses encarcelado tras haber sido acusado de formar parte de una “organización terrorista armada”, según ha informado la sección española de la ONU en su web.

La puesta en libertad de Kiliç ha sido dictaminada por un tribunal en la tercera vista judicial del caso y sin que la Fiscalía haya presentado en ningún momento pruebas contra él, según Amnistía España, cuyo director, Esteban Beltrán, ha estado presente en la vista en Estambul.

Amnistía sostiene que su presidente en Turquía solo estaba haciendo su trabajo, “mostrar las violaciones de Derechos Humanos” en el país, cuando se produjo su arresto el 6 de junio de 2017 fue encarcelado acusado injustamente de ser miembro de una “organización terrorista armada”, en relación con la organización que lidera el clérigo Fethulá Gulen, exiliado en Estados Unidos y al que Ankara acusa del golpe de Estado fallido de 2016.

Un mes después, otros 10 defensores y defensoras de derechos humanos, incluida la directora de Amnistía Internacional Turquía, Idil Eser, fueron detenidos mientras participaban en una formación rutinaria en Estambul.

Todos ellos, ha explicado la ONG, están siendo juzgados por cargos de “terrorismo” en lo que Amnistía considera que constituye “un intento absurdo e inaceptable de parar su activismo en favor de los Derechos Humanos”.

“Criminalizarlos hace más vulnerables a quienes se enfrentan a la férrea represión de las libertades lanzada por el Gobierno turco tras el intento de golpe de Estado de 2016”, ha añadido.

Los once están ahora en libertad pero el juicio continúa, ha subrayado la ONG. “No pararemos hasta que les retiren los cargos”, hga asegurado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.