Foto: Reuters

El terrorista Rajmat Akilov, detenido tras atropellar a peatones en una calle de Estocolmo en abril de 2017, había jurado lealtad al grupo islamista Estado Islámico y, de hecho, quería castigar a Suecia por su participación en la coalición antiterrorista internacional.

“Quería castigar a Suecia por participar en la coalición internacional contra Estado Islámico”, ha informado el fiscal del caso, Hans Ihrman, en una comparecencia ante los medios de comunicación en la que ha dado cuenta de las pruebas recabadas contra Akilov.

El detenido, de origen uzbeko, robó el 7 de abril de 2017 un camión de reparto junto a un restaurante del centro de Estocolmo y arrolló a decenas de personas en un calle peatonal. Recorrió unos 500 metros antes de estrellarse en las inmediaciones de unos grandes almacenes.

Tres personas, entre ellas una niña de once años, fallecieron inmediatamente víctimas del ataque, mientras que otras dos perdieron la vida en el hospital. Además, decenas de personas resultaron heridas como consecuencia de este atentado, que puso a Suecia en el mapa del terrorismo internacional.

“Es hora de matar”, proclamó Akilov en un vídeo hallado en su teléfono móvil y que había sido grabado horas antes de perpetrar el ataque. El documento, en el que el acusado juraba lealtad a Estado Islámico, fue enviado a un contacto de redes sociales, pero no apareció en Internet, como sí ha ocurrido en casos similares de radicalización, según el periódico ‘The Local’.

La Fiscalía ha reclamado cadena perpetua para Akilov, a quien ha acusado de una batería de delitos que incluyen la perpetración de una acción terrorista. El arranque del juicio está previsto para febrero y en él más de 150 personas figurarán como denunciantes.

CADENA PERPETUA

Akilov ya estaba considerado un prófugo antes del atentado, después de que las autoridades le denegasen la petición de asilo, y los investigadores sostienen que se radicalizó tiempo antes de pasar a la acción.

El objetivo de la Fiscalía para el inminente juicio pasa por que “nunca más pueda moverse libremente” en el país nórdico, para lo cual han presentado 9.000 páginas de documentación entre las que figuran 1.700 entrevistas. Así, pedirá cadena perpetua.

Por su parte, el abogado defensor, Johan Eriksson, ha anunciado que su cliente se declarará culpable de los cargos que se le imputan y de “intentar matar a un gran número de personas”, pero ha advertido de las medidas “extremas” que han adoptado contra él las autoridades. Akilov se encuentra “bajo observación las 24 horas del día”, lo que según Eriksson “podría afectarle psicológicamente”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.