Seis personas han resultado heridas en una vivienda en Marratxí después de que se produjera un incendio. Uno de los afectados se encuentra en estado crítico. Se quemó toda la cara y las vías respiratorias. Además, dos de los implicados son guardias civiles que entraron a socorrer a la gente y a varios perros.

Este martes, un hombre y dos mujeres se encontraban en una planta baja situada en el camí vell de Bunyola. Tenían la chimenea encendida y entonces el varón echó gasolina al fuego. Se produjo una pequeña explosión, se quemó todo su rostro y la casa empezó a arder.

Avisaron inmediatamente a los equipos de emergencias. Los primeros en llegar fueron dos agentes de la Guardia Civil, que entraron para ayudar a salir a la gente y rescatar a tres perros adultos y siete cachorros. También se les unió un ciudadano que pasaba por el lugar.

También llegaron tres ambulancias, los Bomberos de Palma para sofocar las llamas y la Policía Local de Marratxí.

El hombre que puso la gasolina en el fuego sufrió quemaduras en su casa y también afectó a las vías respiratorias. Los sanitarios, vista la gravedad de la situación, intubaron a la víctima y le trasladaron a un hospital en estado crítico.

Además de este varón, los dos guardias civiles y el ciudadano que ayudó en el rescate, hay otras dos mujeres heridas. Las féminas se encontraban dentro del domicilio e inhalaron el humo. Asimismo, los médicos atendieron también a los perros. Los seis afectados fueron trasladados a diferentes centros hospitalarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.