Foto: Reuters

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha ordenado la vuelta del equipo negociador desplazado a Quito para las conversaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), después de que la guerrilla haya atentado contra un importante oleoducto.

Un portavoz del Ejército ha informado a Reuters de que el ELN, que aún contaría con unos 2.000 guerilleros, ha volado con explosivos dos tramos del oleoducto Caño Limón-Coveñas en los departamentos de Arauca y Boyacá, después de que el martes a medianoche expirase la tregua bilateral aplicada desde octubre de 2017.

Tras este ataque, Santos ha ordenado el regreso del equipo de negociadores que se encontraba en Quito y ha suspendido de forma temporal los diálogos entablados con el ELN, que teóricamente iban a reanudarse este miércoles en la capital ecuatoriana.

Durante el alto el fuego, que las partes intentaron reanudar sin éxito, el grupo insurgente prometió suspender los secuestros, los ataques a la infraestructura económica, el uso de minas terrestres y el reclutamiento de menores. El Gobierno, por su parte, se comprometió a mejorar la protección a los líderes comunitarios y las condiciones para unos 450 rebeldes presos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.