Fotos: Isabelle Sleijpen

Los palmesanos llevaban un año esperando las fiestas de su patrón Sant Sebastià, y a pesar de que la participación popular ya no es lo que era, la verdad es que pasear anoche por el centro de Palma era una invitación constante a la fiesta y a la música.

Este año, hasta 34 grupos, solistas y dj’s fueron los encargados de llenar de música las plazas y las calles de Palma.

Como de costumbre, cada plaza reúne música de un estilo concreto, y así, comenzamos el recorrido por Plaça de la Reina, la plaza del flamenco y la rumba, donde a las ocho y media aún quedaban huecos donde poner a torrar un botifarró mientras comenzaba a escucharse la música de Aurora, que calentaba motores a los asistentes que esperaban el plato fuerte de la noche, los emblemáticos Medina Azahara.

Mientras tanto, los amantes del pop, el ska y el reggae empezaron a escuchar en plaça Joan Carles I a la banda de Jorra i Gomorra, a la que seguirían las actuaciones de Txarango y La Gran Orquesta Republicana.

De este modo, y de plaza en plaza, se fueron sucediendo la música electrónica de Cort (Paula Serra, Pedro Trotz), el jazz de la Porta de Santa Catalina (Eva Fernández, Highlands Project), el Dj Kanas que hizo temblar la Plaça Mercat, el ball de bot de la Plaça Major (Arreu, Qanarusa, Jès!), la música alternativa en Jacint Verdaguer (Jansky, Beach Beach) y los ritmos más latinos y el swing que pudieron escucharse en la Plaça del Olivar (Timba Tumbet, Dirty Rices y O Sister!.) hasta llegar al gran escenario de la Plaça Espanya donde sonaron con fuerza Maldita Nerea y el rock de Urtain, entre otros.

Al mismo tiempo, y ya sin conciertos pero con muchas ganas de estar en la calle, pudieron verse por toda la ciudad multitud de calles cortadas con vecinos celebrando Sant Sebastià y cientos de bares que aprovecharon para reunir a sus parroquianos alrededor de una buena llonganissa y un vinito.

El tiempo puso de su parte para que pudiéramos disfrutar de una temperatura más que aceptable para las fechas en las que estamos, y sobre todo, para que podamos decir que ya llevamos otro Sant Sebastià en la mochila.

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.