El recibo medio de electricidad ha caído este mes de enero un 14,2% con respecto al mismo mes del año pasado, lo que supone unos 11,5 euros menos que en el primer mes de 2017, según datos recogidos por Europa Press a partir del simulador de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

En concreto, la factura media para un consumidor doméstico ha ascendido este mes a 69,68 euros, frente a los 81,22 euros de enero del año pasado. De este importe, 14,88 euros corresponden al término fijo, 39,91 euros al consumo, 2,80 euros al impuesto de electricidad y 12,09 euros al IVA.

Con respecto al pasado mes de diciembre, el recibo de la luz ha registrado en enero una caída del 5,2%, cortando así con una serie de cuatro meses al alza y abaratándose en casi 4 euros.

Este recibo de la luz corresponde a un consumidor medio similar al utilizado por el Ministerio de Energía en sus cálculos, con una potencia contratada de 4,4 kilovatios (kW) y una demanda anual de 3.900 kilovatios hora (kWh), propia de una familia con dos hijos.

EL ‘POOL’, UN 30% MÁS BARATO.

De esta manera, el mayor abaratamiento en el recibo con respecto a hace un año se ha registrado en el consumo, ya que en este mes se ha producido una importante caída en el mercado mayorista de la electricidad, el conocido como ‘pool’, que ha situado su precio medio en torno a los 50 euros por megavatio hora (MWh), frente a los más de 71 euros de enero del año pasado, en torno a un 30% más barato.

Enero del año pasado estuvo marcado por los picos en el precio de la electricidad, después de que la ola de frío en la segunda quincena del mes llevara a marcar, uno tras otro, los registros más elevados desde diciembre de 2013, registrando en algunos momentos puntas que superaron la cota de los 100 euros por MWh.

El ‘pool’ funciona de forma marginalista, de modo que las tecnologías entran por orden de coste y la última de ellas en participar, la más cara, marca el precio para el conjunto. Los precios horarios se aplican a los consumidores domésticos que dispongan de contadores ‘inteligentes’ y tarificación por horas, entre los que figuran los usuarios que tienen contratado el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) y disponen de estos dispositivos.

Este precio mayorista de la electricidad tiene un peso cercano al 35% sobre el recibo final, mientras que alrededor del 40% corresponde a los peajes y cerca del 25% restante, al IVA y al Impuesto de Electricidad.

Este cambio de tendencia en el ‘pool’ se produjo a partir de la última semana de 2017, cuando se disparó la producción eólica, duplicándose con respecto a noviembre, debido al paso de varios frentes, lo que ha llevado a caer la dependencia en el ‘mix’ de generación del gas.

INTERRUMPIBILIDAD POR CRITERIOS ECONÓMICOS.

Además de la mayor aportación del viento, también ha contribuido a abaratar este mes el recibo de la luz la aplicación de medidas adoptadas por el Gobierno, como la aplicación del servicio de interrumpibilidad por criterios económicos por parte de Red Eléctrica de España (REE).

En concreto, esta nueva utilización de la interrumpibilidad para abaratar el precio de la electricidad en momentos puntuales se ha producido en este mes de enero en un total de cinco ocasiones.

La primera de ellas fue el pasado 6 de enero (479 MWh), posteriormente se utilizó también el 7 de enero (451 MWh), el 9 de enero en dos ocasiones (494 y 497 MWh) y el pasado 25 de enero (477 (MWh), según datos del operador del sistema.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.