Foto: Reuters

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha ordenado este lunes a las Fuerzas Armadas y a la Policía que le disparen si se convierte en “un dictador”, en medio de las especulaciones que sugieren que el jefe de Estado prepara una maniobra para reformar la Constitución y prolongar su mandato.

“Si me excedo (en el cargo) y quiero convertirme en un dictador, disparadme”, ha dicho Duterte a los soldados durante la visita que ha realizado este lunes a una base militar.

Duterte ha aclarado que está “bromeando” y en este sentido ha recordado a las fuerzas de seguridad que una de sus funciones es “proteger la Constitución”. “Es vuestra obligación solemne”, ha recalcado.

La oposición filipina ha advertido de que Duterte está alentando a sus seguidores para que impulsen una reforma constitucional que le permita permanecer en el poder más allá de 2022, cuando expira su mandato.

La semana pasada, la cámara baja del Congreso votó a favor de crear una Asamblea Constituyente para revisar la Carta Magna con la idea de implantar un régimen federal que, según Duterte, garantizaría la igualdad territorial.

El portavoz presidencial, Harry Roque, ha insistido en que Duterte no quiere dilatar su estancia en el cargo, sino que, por el contrario, preferiría retirarse pronto.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.