Foto: Europa Press


El abogado Vicente Campaner ha presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) dos nuevas querellas criminales -una por encubrimiento y prevaricación y otra por injurias y calumnias- contra el titular del Juzgado de Instrucción número 12, Manuel Penalva, y contra el fiscal Anticorrupción, Miguel Ángel Subirán.

En la querella por encubrimiento, el letrado repasa distintos hechos dentro de la causa conocida como Sancus/Cursach, relativas a las declaraciones de la testigo protegido número 31, la ‘madame’.

Así, acusa a los investigadores de «omitir y desatender» las quejas de las defensas acerca de esta testigo a pesar de que «recurría a fechas indeterminadas y nombres ficticios de las personas a las que mencionaba, porque su relato era inverosímil por extrafalario y porque era un dato conocido que tenía un largo historial de incidentes judiciales».

Según considera, «era imposible, a no ser que su desatención fuera voluntaria, que no advirtieran las graves contradicciones y falsedades en las que incurría la testigo».

Además, se señala que «al principio se sospechaba» que los querellados «estaban cegados por su deseo manifiesto y no oculto de condenar a los investigados a cualquier costa».

En este sentido, Campaner recuerda la frase de Penalva ante los letrados en la declaración de la testigo 31: «Si me tengo que llevar por delante a 50 policías más, me los llevo».

No obstante, se continúa en la querella, «tras el viraje de la citada testigo» y la «aportación voluntaria» a Campaner de las conversaciones de Whatssap, -grabaciones que realizó en el despacho del instructor-, «se ha probado», asegura, que «los querellados estaban al corriente de que su testimonio era falso y que incluso participaban activa y pasivamente para que no se la descubriera para conseguir su objetivo: condenar a todos los que ellos habían planeado condenar, sin importar si eran culpables o no».

La otra querella está dirigida únicamente a Penalva y asegura que este, «con ánimo de dañar» su imagen y la de otro abogado por haberles querellado por «un sin fin de conductas presumiblemente delictivas», ha aprovechado «las resoluciones judiciales para atribuirles la comisión de delitos de obstrucción a la justicia».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.