Foto: Reuters

Un policía ha muerto y tres más han resultado heridos por disparos durante los disturbios registrados en las principales ciudades iraníes en medio de protestas ciudadanas, según ha confirmado un portavoz de la Policía.

“Uno de los violentos se aprovechó de la situación en la ciudad de Nayafabad y disparó a las fuerzas policiales con un fusil de caza. Tres agentes resultaron heridos y uno de ellos es ya un mártir”, ha explicado el portavoz policial Said Montazer al Mahd, citado por la televisión pública iraní.

Desde el jueves pasado, en Irán se están registrando las protestas más graves desde las que tuvieron lugar en 2009 a raíz de la reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad. Las protestas comenzaron en Mashhad, segunda ciudad del país, y se han extendido a otras ciudades, incluida Teherán. La televisión estatal ha informado este lunes de al menos diez muertos solo el domingo.

Inicialmente, los manifestantes reclamaban mejoras económicas y protestaban contra la subida de los precios, pero en muchos lugares se ha pasado a consignas en contra del estamento religioso que gobierna el país, incluido el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei. Así, en algunas ciudades se han escuchado cantos de “abajo el dictador”.

Este lunes era patente la presencia de las fuerzas de seguridad en la capital, Teherán, donde aún así surgen concentraciones de protesta espontáneas que se disuelven rápidamente, aunque el descontento es palpable a pesar de los llamamientos a la calma del presidente Hasán Rohani.

Agentes antidisturbios y cañones de agua han sido desplegados en los puntos estratégicos de Teherán y unos 200 detenidos solo en la capital, según ha informado una fuente de las fuerzas de seguridad a la agencia de noticias semioficial ISNA.

Además, se ha bloqueado el acceso a la aplicación de mensajería instantánea Telegram y a la red social Instagram, principales herramientas de comunicación de las protestas.

La televisión pública ha mostrado coches quemados y ha informado de intentos de asalto a comisarías e instalaciones militares durante la jornada del domingo, según recoge el corresponsal del diario ‘The New York Times’, que asegura que ha habido protestas en ciudades como Karaj, Qazvin, Qaemshahr, Dorud o Tuyserkan.

La contestación estaría teniendo eco especialmente entre los jóvenes. Según las estadísticas oficiales más de la mitad de la población de Irán tiene menos de 30 años y el paro juvenil se acerca al 20 por ciento, aunque otros expertos apuntan a que podría alcanzar el 40 por ciento.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.