La Audiencia Provincial de Palma juzga este miércoles a A.C.O., un hombre de 74 años, que en 2015 aprovechó que estaba en su casa en compañía de una menor de 12 años de edad para someterla a tocamientos.

Según el escrito de acusación, la niña tenía miedo de dormir sola y se acostó en la cama del acusado.

Así pues, este empezó a tocarle el abdomen, bajando hasta la cadera y la ingle, momento en que la menor le propinó un codazo para que parara.

A pesar de esto, el hombre volvió a repetir los tocamientos hasta que la niña le volvió a dar otro codazo.

Los hechos constituyen un delito de abuso sexual y el encausado se enfrenta a una pena de tres años de cárcel.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.