Foto: Open de Australia

Pablo Carreño ha accedido a la tercera ronda del Open de Australia después de la retirada del francés Gilles Simon. El español iba ganando 6-2 y 3-0 cuando el muslo del francés dijo basta.

El partido ha empezado con poca estabilidad en el servicio de ambos, a pesar de que los dos lo mantenían. Se repitió la tónica de días anteriores. El primero que rompiera y mantuviera se llevaría el set. El gijonés lo logró en el quinto y en el sexto mantuvo. El resto fue coser y cantar.

Pablo Carreño, en lo poco de segundo set que se disputó, pasó por encima a Gilles Simon. Tres juegos y dos roturas de servicio. El francés no podía aguantar más y renunció.

Con este resultado, Pablo Carreño iguala su actuación del año pasado, en la que fue eliminado por el uzbeko Denis Istomin. En cambio, Gilles Simon empeora, ya que consiguió llegar a tercera ronda, en la que fue eliminado por el canadiense Milos Raonic.

Pablo Carreño valora así la retirada del francés: “No es la mejor forma de pasar ronda, mis sensaciones son cada vez mejor. Él estaba tocado desde el principio y a medida que pasaban los juegos me iba soltando cada vez más”. Además se ha mostrado crítico con el inicio de sus partidos: ”No entro tan suelto como me gustaría, tengo que mejorarlo, ya que me puedo consolidar entre los diez primeros”.

El español se medirá en la siguiente ronda al luxemburgués Gilles Müller, que ha derrotado en cinco sets al tunecino Jaziri. Müller eliminó a Rafael Nadal en Wimbledon el año pasado. Pablo Carreño avanza, continua. Se va encontrando mejor. El próximo rival es asequible.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.