El Obispado de Mallorca ha recordado en un comunicado que en el marco de una investigación interna decidieron apartar al ahora ex párroco de Selva para aclarar la verosimilitud del testimonio de una menor de 12 años quien aseguró haber sufrido tocamientos por su parte.

Asimismo, han ratificado su “firme” voluntad de garantizar la protección de los niños y jóvenes ante cualquier tipo de abuso y han mostrado su “máximo” respecto a las decisiones de la justicia ordinaria.

Igualmente, han manifestado que las medidas cautelares de apartar al ex párroco de sus oficios pastorales y prohibirle el ejercicio público se tomaron “salvaguardando la presunción de inocencia del sacerdote”.

La Audiencia Provincial de Palma juzga este miércoles al hombre de 74 años que ejercía en Selva y que en 2015 presuntamente aprovechó que estaba en su casa (Santanyí) en compañía de una menor de 12 años de edad para someterla a tocamientos.

Según el escrito de acusación, la niña tenía miedo de dormir sola y se acostó en la cama del acusado. Así pues, este empezó -supuestamente- a tocarle el abdomen, bajando hasta la cadera y la ingle, momento en que la menor le propinó un codazo para que parara.

A pesar de esto, el hombre volvió a repetir los tocamientos hasta que la niña le volvió a dar otro codazo. Los hechos constituyen un delito de abuso sexual y el encausado se enfrenta a una pena de tres años de cárcel.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.