El periodista israelí Noah Klieger, superviviente de Auschwitz, ha visitado este miércoles la exposición ‘Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos’ en el Centro de Exposiciones de Arte Canal de Madrid. “No hay un solo día que pase que no piense en el campo”, ha afirmado tras recorrer las distintas estancias de la muestra, más de 70 años después de la liberación.

Con motivo del Día Mundial en Memoria de las Víctimas del Holocausto, que se celebra el próximo 27 de enero, Noah Klieger (Estrasburgo, 1926) se encuentra en Madrid participando en diversos actos de recuerdo del Holocausto, invitado la Comunidad Judía de Madrid y el Centro Sefarad-Israel.

En el marco de su visita a la exposición, Noah Klieger ha afirmado que tiene “muy buena memoria” pese a su edad, por lo que recuerda lo que allí ocurrió con claridad. El periodista permaneció dos años en el campo de exterminio, desde en enero de 1943 hasta que fue evacuado en la noche del 17 al 18 de enero de 1945.

En este sentido, ha asegurado que él no conocía nada sobre los campos de concentración y exterminio. “En aquel año, en Europa occidental, nadie había escuchado nada sobre los campos de exterminio. Conocían los campos de concentración, pero no es lo mismo”, ha subrayado, para después añadir que en los campos de concentración “no mataban a prisioneros todos los días”.

“Mucha gente murió en los campos de concentración por no ser alimentados, por las condiciones, por diferentes aspectos. Pero no es comparable a un campo de exterminio como Auschwitz”, ha declarado Noah Klieger, que ha indicado que es “difícil” saber si el mundo ha aprendido la lección de lo que allí ocurrió.

A su juicio, en la actualidad “hay muchas matanzas y masacres, pero no organizadas y planificadas” como en el caso del Holocausto. Tras ser apresado y trasladado a Auschwitz, donde enfermó muy gravemente, Noah logró convencer a Mengele y otros médicos de que aún podría ser de utilidad al Tercer Reich, a pesar de su débil estado de salud.

Más tarde, logró volver a esquivar la cámara de gas al hacerse pasar por boxeador e ingresar en el equipo de prisioneros del campo con 16 años, para entretenimiento de los oficiales nazis. En los días previos a la liberación, según ha indicado, los prisioneros sentían que “algo estaba pasando”, pero no sabían qué iba a ocurrir ni que deberían hacer una marcha.

Poco antes de la liberación de Auschwitz por el ejército soviético fue enviado al campo de Mittelbau-Dora, donde logró evadir a la SS para salvar su vida y desde donde el 4 de abril de 1945 fue obligado a caminar, sin descanso, en una marcha de la muerte de diez días en dirección al campo de Ravensbrück, donde fue liberado el 29 de abril.

EL PRIMER OBJETIVO, “SOBREVIVIR”

Sobre si se recuperó del trauma, Noah Klieger ha asegurado que sí, quizá, porque es una persona “muy fuerte” y ha tenido varios “objetivos” a lo largo de su vida, el primero de ellos, sobrevivir; en caso de sobrevivir, contar lo que ocurrió “a tanta gente como pueda” porque deben conocerlo y “quizá convencer a alguien de no actuar de aquella manera, no odiar y mucho menos matarlas”.

“Es lo que he venido haciendo en los últimos 60 años en todo el mundo”, ha apuntado Noah Klieger, para después señalar el tercer objetivo que se marcó, y fue ayudar a las personas judías “a recuperar su país y a ser una nación”.

Noah Klieger volvió a su hogar en busca de sus padres. “Primero fui a París, donde no les encontré y después a Bélgica, donde sí les encontré. Ambos estuvieron en Auschwitz y ambos sobrevivieron. La única familia con tres miembros que logró volver”, ha recalcado.

Preguntado sobre que siente al ver tantos recuerdos en una exposición, Noah Klieger se ha mostrado “muy agradecido y contento” por su organización, pero al mismo tiempo ha indicado que “nunca se podrá mostrar” lo que ellos vivieron, cuando “miles” de personas eran asesinadas.

Durante la visita, Noah Klieger ha recordado que Adolf Hitler ya había dejado escrito en ‘Mi lucha’ (en alemán, ‘Mein Kampf’) lo que iba a hacer con las personas judías. “Hitler consiguió el 44% de los votos”, ha recordado, para después añadir que “muchos” votaron por él “después de haber leído su libro, así que no pueden decir que no supieran lo que iba a hacer porque lo dejó escrito”.

“Era una sociedad muy avanzada y no hay una explicación al porqué de este cambio de la noche al día. ¿Cómo es esto posible?”, ha planteado Noah Klieger, que ha añadido que se trata de seis millones de personas asesinadas. “No entiendo por qué este odio, por qué este intento de exterminar al pueblo judío. Somos todos iguales”, ha zanjado.

Noah Klieger participó, a los 13 años, en la formación de un movimiento sionista juvenil clandestino que ayudó a salvar a más de 270 judíos del Holocausto. “Todavía estoy muy contento por haberlo hecho”, ha asegurado el periodista.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.