Los dos principales aeropuertos de Nueva York, JFK y La Guardia, han suspendido este jueves sus operaciones debido al temporal que azota Estados Unidos, con una tormenta de nieve y fuertes vientos que impiden el vuelo de aviones, y se han registrado miles de cancelaciones en todo el país.

Ambos aeródromos, principales puntos de entrada y salida a Estados Unidos, han informado en sus respectivas cuentas en las redes sociales de la cancelación de todas sus operaciones a causa de los fuertes vientos y nevadas que han reducido significativamente la visibilidad e instan a los pasajeros a consultar con las aerolíneas sobre la reanudación de los vuelos.

El tercer aeropuerto de Nueva York, Newark Liberty, en el vecino estado de Nueva Jersey, ha informado por su parte de restricciones en la prestación del servicio, con gran cantidad de vuelos suspendidos y afectados por retrasos debido a las condiciones meteorológicas.

Las principales aerolíneas que operan en el país, como American Airlines, Delta o United, han recomendado a quienes tengan previsto volar con ellas que confirmen antes el estatus de sus vuelos programados para este jueves en los aeropuertos de la costa este, sobre todo en Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y Nueva Inglaterra.

Según FlightAware, especializado en el seguimiento de vuelos, a lo largo de la jornada se han cancelado más de 3.657 vuelos en Estados Unidos, tanto internos como de entrada o salida al país.

La ola de frío polar que está golpeando Estados Unidos y que se prevé que se intensifique a lo largo de este jueves ha dejado hasta el momento al menos 16 muertos en los estados afectados, además de miles de vuelos cancelados o aplazados, según informan los medios locales. En concreto, se han contabilizado seis muertos en Wisconsin, seis en Texas y uno en Dakota del Norte, Misuri, Misisipi y Michigan.

La ‘bomba meteorológica’, equiparable a un huracán invernal, está golpeando con dureza la costa este de Estados Unidos y durante la jornada del miércoles se registraron inusuales nevadas en Florida, incluida su capital, Tallahassee, donde hacía tres décadas que no nevaba. También ha habido nevadas récord en Carolina del Sur y Georgia.

ALERTA POR NEVADAS Y FUERTES VIENTOS.

Para este jueves se han emitido alertas ante las nevadas, fuertes vientos y heladas que acompañan a esta ciclogénesis explosiva en los estados de Virginia, Massachusetts y Maine y se ha advertido de que en algunos puntos del país llegará a hacer más frío que en el planeta Marte. Las autoridades están pidiendo precaución a la población y evitar en la medida de lo posible los desplazamientos.

El Servicio Meteorológico Nacional ha advertido de que la tormenta que azota la costa este “se intensificará rápidamente y producirá vientos fuertes y dañinos, que posiblemente resulten en árboles caídos, cortes de electricidad e inundaciones costeras”. Igualmente, ha alertado de las grandes olas y nevadas que suelen acompañar a este tipo de fenómenos meteorológicos.

La previsión es que haya fuertes nevadas en las costas de Georgia, Carolina del Sur y del Norte, hasta las playas de Maryland y Delaware desde el miércoles hasta el fin de semana. De hecho, el miércoles algunos aeropuertos como los de Savannah (Georgia), y Charleston (Carolina del Sur) tuvieron que cerrar y cancelar la mayoría de los vuelos este miércoles.

Ante la gravedad del temporal, el Senado estadounidense ha decidido suspender una votación prevista para este jueves, ante el temor de que muchos de sus miembros no puedan llegar hasta Washington debido a la cancelación de vuelos o salir de la capital.

En la ciudad de Nueva York, se han suspendido las clases para este jueves. Aquí y en Filadelfia se esperan temperaturas de unos 3 grados durante el fin de semana, mientras que en Boston podrían caer hasta los 7 grados bajo cero.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.