Foto: Reuters


Los 162 pasajeros de un Boeing 737 de la aerolínea turca Pegasus han escapado ilesos ayer sábado de lo que podría haber sido una catástrofe aérea al derrapar el avión en la pista de aterrizaje del aeropuerto de la ciudad de Trebisonda, y resbalar por un acantilado hasta quedarse a pocos metros del Mar Negro.

Tampoco se han registrado heridos en el incidente, cuyas causas están bajo investigación.

El aeropuerto de esta ciudad costera permaneció cerrado a lo largo de la pasada noche pero ya ha reanudado sus operaciones, según ha informado la agencia oficial de noticias turca, Anatolia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.