Australian Open

La primera jornada del Open de Australia, disputada el lunes 15 de enero, ha dejado a un país entero como protagonistas, EEUU. Sus máximos representantes tanto en el circuito masculino como en el femenino han caído a las primeras de cambio.

Los dos mejores situados del ATP han cumplido con las expectativas, ya que tanto Rafael Nadal como Grigor Dimitrov han debutado con victorias cómodas. Cilic también ha ganado pero lo ha hecho en cuatro sets después de más de tres horas de juego. Las sorpresas han continuado, ya que tanto Jack Sock como John Isner han sido derrotados en partidos aparentemente fáciles ante el japonés Sugita y el australiano Matthew Ebden, respectivamente.

Kevin Anderson, que perdió la final del US Open ante Rafael Nadal, también ha caído. Lo ha hecho ante el británico Kyle Edmund en un partido a cinco sets. Tsonga y Krygios, ambos candidatos al título, han pasado a la siguiente ronda sin apenas complicaciones.

En el cuadro femenino, Elena Svitolina, junto a Jelena Ostapenko y a Caroline Wozniacki, son las únicas favoritas que han hecho lo que tenían que hacer: ganar. Las dos han cumplido los pronósticos. Cosa que no han hecho ni la eslovaca Cibulkova, campeona de la Copa de Maestras en 2016, ni Sloane Stephens, campeona del US Open en 2017, ni Coco Vandeweghe, finalista en el US Open en 2017. Sin embargo, lo que más llama la atención es la derrota de Venus Williams ante la suiza Bencic en dos sets sin plantar apenas oposición.

Lo más destacado de la jornada es el bochornoso resultado de las esperanzas americanas en alzarse con alguno de los dos títulos que se han puesto en juego. Cabe destacar que la pasada edición en el circuito femenino la ganó Serena Williams, que no ha llegado lo suficientemente preparada después del nacimiento de su primer hijo. Primera jornada apasionante, la segunda tiene el listón muy alto.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.