La Policía Local de Palma se sumó la semana asada a la campaña de la Dirección General de Tráfico (DGT) para controlar las condiciones técnicas de los coches. Pararon a un total de 380 vehículos. La infracción más numerosa fue no haber pasado la ITV.

Desde el 15 al 19 de enero, los agentes han estado revisando diferentes automóviles que pasaban por carretera. De estos 380, 53 no habían pasado la ITV a su debido tiempo. Otros 10 conductores no habían contratado el seguro obligatorio.

En cuatro ocasiones detectaron que la persona que estaba al volante no había asistido a un curso de reeducación tras una condena por un delito de seguridad vial. Dos eran turismos y dos vehículos de transporte de mercancías.

Asimismo, una vez se encontraron a un conductor con un carnet que no le habilitaba a llevar su vehículo y otro con un permiso internacional que no era válido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.