Foto: Reuters

Un tribunal egipcio ha condenado este martes a 262 personas a entre tres años de cárcel y cadena perpetua por participar en las protestas contra el golpe de Estado perpetrado el 3 de julio de 2013 contra el Gobierno del islamista Mohamed Mursi, orquestado por el actual presidente, Abdelfatá al Sisi, según han informado fuentes judiciales.

Del total, 17 han sido condenados a cadena perpetua, 22 han recibido tres años y 223 otros 15 años. Además, la sede jurisdiccional ha absuelto a 115 acusados.

Han sido declarados culpables de la muerte de dos policías, así como de tentativa de homicidio y actos de vandalismo, por las protestas antigolpistas en la plaza Al Nahda, en Giza.

Las plazas de Al Nahda y Rabaa fueron los dos lugares donde los seguidores de Mursi se concentraron para denunciar el alzamiento militar en su contra. Las fuerzas de seguridad irrumpieron en ambas para desalojar a los manifestantes dando lugar a fuertes enfrentamientos.

Desde la caída de Mursi, el primer presidente en ser elegido de forma democrática en Egipto desde el desmoronamiento del régimen de Hosni Mubarak, cientos de sus simpatizantes han sido detenidos y juzgados. El nuevo Gobierno ha designado a Hermanos Musulmanes, movimiento que sirvió de sostén a Mursi, como organización terrorista.

Al Sisi fue el jefe del Ejército que lideró la asonada militar de 2013, pero un año después validó su cargo en las urnas con más de un 90 por ciento de los votos. Se espera que compita por la reelección en los comicios que se celebrarán entre marzo y abril, aunque todavía no lo ha anunciado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.