La jueza decreta prisión provisional para el asesino de Costa den Blanes

El asesino confeso de matar a la pareja de su madre en Costa den Blanes, y de herir gravemente a esta última, ha explicado este sábado a la jueza que el origen de la riña que acabó de forma tan trágica fue que ambos le acusaron de ser “un vago, un inútil que no quería hacer nada, ni estudiar ni trabajar”.

La jueza de Instrucción número 3 de Palma, en funciones de guardia, ha ordenado la prisión provisional y sin fianza para el autor del crimen de Costa d’en Blanes.

El individuo ha sido acusado de un delito de homicidio y otro de homicidio en grado de tentativa, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB).

El joven de 27 años confesó que mató a apuñaladas a la pareja de su madre, un hombre de 61 años. La mujer, de 46 años, también fue agredida por el autor en su domicilio del municipio de Calvià (Mallorca).

El aviso lo dio el propio agresor sobre el que constan antecedentes policiales. Así, fue detenido en el año 2013 por un robo con violencia en Magaluf y en 2015 por agresiones en el ámbito familiar. A consecuencia de esta segunda detención, se le impuso una orden de alejamiento hacia sus progenitores.

El joven llamó al 112 y confesó su culpabilidad antes de la llegada de la Policía

El joven de 27 años detenido por el asesinato del novio de su madre en Costa d’en Blanes y atacar a su progenitora confesó el crimen. Poco después de apuñalarles y antes de que llegara la Policía Local, llamó al 112 para explicar que él le había matado.

El autor confeso, Bohdan K., era un apasionado de las armas y de lo militar. Vivía en un piso situado en la localidad de Magaluf. Su madre, llamada Elena y nacida en 1971, y la pareja de su progenitora, Pedro Antonio Serra, de 61 años, le habían impuesto una orden de alejamiento por agresiones. Sin embargo, había caducado en 2016.

Además, tenía numerosos antecedentes por malos tratos. Por ejemplo, en octubre de 2015 tuvo que ir a juicio por unos delitos leves.

El jueves, hacia las 21:30, la Policía Local de Calvià recibió un aviso de vecinos que alertaban de una trifulca en la calle Santa Lavinia. Cuando llegaron al domicilio, se encontraron mucha sangre en su interior. Además, de camino a la casa encontraron al joven y le redujeron en seguida. Los agentes ya le conocían por su historial.

La pareja de la madre no respondía, había recibido varias puñaladas. Los sanitarios ya no pudieron hacer nada por él. En cuanto a la mujer, había perdido mucha sangre, pero aún estaba viva. Fue trasladada al hospital de Son Espases en estado muy grave.

La Guardia Civil se hizo cargo del primer crimen registrado este 2018. Trasladaron al detenido a sus dependencias y allí empezaron a entrevistarle para aclarar lo que había ocurrido.

Compartir

No hay comentarios

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.