Foto: Reuters

El director de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA), Mike Pompeo, ha asegurado este martes que el programa de misiles que tiene Corea del Norte no tiene como objetivo la defensa propia sino la coacción y ha advertido de que el próximo paso del régimen de Kim Jong Un podría ser conseguir la capacidad para lanzar varios misiles a la vez contra territorio estadounidense.

En un discurso ante Instituto de Empresa Americano, Pompeo ha dicho que el riesgo derivado de permitir a Corea del Norte que desarrolle sus programas de armamento nuclear y de misiles es la proliferación de armamento en otros países de la región.

El director de la CIA ha subrayado que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se está centrando en buscar una solución diplomática a la crisis con Corea del Norte, si bien la Inteligencia norteamericana trabaja para ofrecer otras opciones si la vía diplomática no funciona.

“Quiero que todo el mundo entienda que estamos trabajando diligentemente para asegurarnos de que en el plazo de un año desde ahora todavía pueda decirles que están a varios meses de tener esa capacidad”, ha asegurado Pompeo, en referencia a la posibilidad de que Corea del Norte se haga con la capacidad para poder lanzar ataques nucleares contra territorio de Estados Unidos.

Pompeo ha considerado que el próximo paso que podría dar el régimen que lidera Kim Jong Un es intentar desarrollar más su arsenal para poder amenazar con lanzar varios ataques simultáneos con misiles contra Estados Unidos. “Nuestra misión es hacer que el día que puedan hacerlo quede lo más lejano que sea posible”, ha señalado.

En esta misma línea, ha asegurado que la CIA cree que Kim está más centrado en preservar su dominio y que podría usar su armamento para conseguir su objetivo de la reunificación de la península de Corea bajo su mando.

Por último, Pompeo ha dicho que la información de Inteligencia estadounidense sobre Corea del Norte ha mejorado en el último año y que una “destacable creatividad” ha contribuido a interceptar envíos que se dirigían hacia Corea del Norte tratando de saltarse las sanciones de la ONU.

“No estamos todavía donde debemos estar. Nuestra misión no se ha completado pero tenemos oficiales en todo el mundo trabajando diligentemente para asegurarnos de que hacemos todo lo que podemos para apoyar la campaña de presión para reforzar las sanciones”, ha concluido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.