La Audiencia Provincial de Palma juzga este martes a A.A.B., un hombre de 39 años, que durante seis meses de 2016 aprovechó las ausencias de su pareja sentimental para abusar de la hija de esta, una niña menor de 12 años de edad.

Según el escrito acusatorio, este hombre “con propósito de saciar su apetito libidinoso” llevó a cabo actos de contenido “netamente sexual sobre la menor” llegándole a introducir en algunas ocasiones los dedos en los genitales. La última vez que ocurrió fue en una casa vacacional en Andratx, tres días antes de que se interpusiera la denuncia.

En esa ocasión, tal como reflejan las conclusiones provisionales, el acusado aprovechó que estaba en la cama con su pareja y la menor para tocarle los genitales e introducirle los dedos en la vagina.

Como consecuencia de estos hechos, la menor presenta una “afectación emocional” con el consiguiente perjuicio para “su desarrollo psicológico”.

El agresor está acusado de un delito continuado de abuso sexual y el fiscal pide una pena de ocho años y seis meses de cárcel. Además, deberá indemnizar a la menor con 6.000 euros por daño moral

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.