La joven Diana Quer en su foto de perfil de Twitter

El informe preliminar de la autopsia practicada al cadáver hallado dentro de un pozo en una nave abandonada en Rianxo (A Coruña) y que se cree que se trata de Diana Quer, indica que el cuerpo no presenta signos evidentes de violencia, aunque sí “indicios claros de criminalidad“.

Según han informado fuentes judiciales, este informe apunta a que el cadáver se corresponde con el de una mujer joven, de entre 18 y 20 años, de “cabello largo y oscuro”.

La causa de la muerte, por el momento, se encuentra “a estudio” y “no se han hallado signos de violencia pero sí indicios claros de criminalidad”, apuntan las mismas fuentes.

El cadáver fue recuperado este domingo del interior de un pozo en una nave abandonada del lugar de Asados, en Rianxo, a la que el principal sospechoso de la muerte de Diana Quer llevó a la Guardia Civil.

Una vez que finalicen los trabajos de la autopsia y se confirme sin dudas su identidad, los restos mortales de la joven serán trasladados a Madrid, donde sus familiares y allegados le darán sepultura en los próximos días. No obstante, fuentes cercanas a la familia han señalado a Europa Press que desconocen cuándo las autoridades judiciales autorizarán este traslado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.