Australian Open

Garbiñe Muguruza ha ganado a Jessika Ponchet por 6-4 y 6-3 en la primera ronda del Open de Australia. La hispano-venezolana ha jugado bien, se ha encontrado en buena forma y no se ha resentido de las molestias que la llevaron a retirarse en los dos primeros torneos del año, Brisbane y Sydney.

Garbiñe Muguruza ha empezada irregular. Capaz de lo mejor y de lo peor. Ha ganado el primer juego al resto, pero en el segundo juego la francesa se lo ha devuelto. Jessika Ponchet ha empezado algo nerviosa pero poco a poco, ha desplegado su juego. La actual número tres del mundo no exhibía la superioridad que se le atribuía en un principio. La francesa, actual número 256, no ha podido contener a la ganadora de dos Grand Slams, Roland Garros y Wimbledon. Su saque y su valentía le han llevado a adjudicarse el primer parcial.

En el segundo set, Jessika Ponchet se ha quitado la coleta. Ha hecho todo lo que podía hacer. Garbiñe Muguruza imperial. No ha dado ningún respiro a su rival. Ha sacado y ha restado como los ángeles. Como consecuencia, la debutante en un Grand Slam ha ido perdiendo los nervios a medida que se sucedían los juegos. Muguruza ha destacado las claves del partido: “He jugado muy concentrada, he sido muy consistente”.

La francesa, que ha accedido al torneo a través de una invitación, ha dado una gran impresión. Lo ha intentado. Es que cuando Garbiñe Muguruza está bien, pone muy nerviosas a sus rivales. Su próxima rival es la jugadora de Taipei Hsieh. Esta jugadora es muy rocosa y Muguruza tendrá que ser muy regular para seguir avanzando el torneo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.